El 60% de los adolescentes no recibe educación sexual en la escuela

La evaluación Aprender arrojó que el 59,2% de los estudiantes de secundaria no recibieron educación sexual integral en la escuela. Es el tema más reclamado por los propios alumnos. El presupuesto destinado al área ha retrocedido en los últimos años, y en varias provincias no se implementaron las capacitaciones previstas por ley.

FUENTE: "Jornada Nacional Educar en igualdad: prevención y erradicación de la violencia de género: Ley Nº 27.234: orientaciones para las instituciones educativas" (2017) - Ministerio de Educación de la Nación

Casi 6 de cada 10 estudiantes argentinos dicen no haber recibido educación sexual en la secundaria. El dato surge de la evaluación Aprender 2017, que les preguntó a los alumnos del último año de secundaria si “hay temas o actividades que la escuela debería abordar y no lo hace“. El 75% de los adolescentes respondió afirmativamente a esta pregunta. De ese 75%, la mayoría (79%, equivalente al 59,2% del total) mencionó la educación sexual como principal demanda hacia la escuela, por delante de otras cuestiones como violencia y uso de nuevas tecnologías. En otras palabras, casi 6 de cada 10 estudiantes argentinos no reciben educación sexual, aunque es obligatoria desde 2006.

FUENTE: Informe de resultados Aprender 2017 – Secundaria.

La falta de implementación de la Ley de Educación Sexual Integral (ESI) Nº 26.150, cuyos avances han sido desparejos en las distintas provincias, adquiere gran relevancia en el contexto actual, mientras el Congreso argentino debate la legalización del aborto. Aunque el lema original de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto reclamaba “educación sexual para decidir”, el proyecto de ley que logró dictamen para ser debatido en el recinto incluye solo un artículo referido a educación sexual, en el que se apela a la Ley de ESI y se establece que “el Estado debe asegurar la educación sexual integral, lo que incluye la procreación responsable”. El proyecto de ley no prevé mecanismos concretos que permitan esperar, esta vez sí, una implementación efectiva de la educación sexual integral. Tampoco se prevé un refuerzo presupuestario para la ESI, que ha perdido financiamiento en los últimos años.

Casi 6 de cada 10 estudiantes argentinos de secundaria dicen no haber recibido educación sexual integral, aunque es obligatoria desde 2006

A partir de un pedido de información pública realizado por Fundación Huésped, Amnistía Internacional Argentina denunció la reducción del presupuesto destinado a educación sexual integral. En 2018, los fondos destinados a esta área presentan un recorte del 50% en términos reales con respecto a 2017. En 2017 hubo un incremento del 25% con respecto a 2016, pero en ese año la reducción fue del 65% en comparación con 2015. Frente a estos recortes, Amnistía Internacional reclama la aplicación de “un mecanismo de monitoreo y seguimiento de la ejecución presupuestaria de la ESI, con espacio de consulta y participación de la sociedad civil”.

FUENTE: Amnistía Internacional Argentina (2018)

La ley de 2006 ya establecía que los estudiantes de todos los niveles educativos tienen derecho a recibir educación sexual integral en los establecimientos de gestión estatal y privada de todo el país, y definía la ESI como aquella que “articula aspectos biológicos, psicológicos, sociales, afectivos y éticos“. Además, la norma creó el Programa Nacional de Educación Sexual Integral, que a partir de 2008 desarrolló lineamientos curriculares para incorporar la ESI en el nivel inicial, primario, secundario y superior.

Sin embargo, un informe reciente de Amnistía Internacional Argentina denuncia que hasta 2017, solo en 9 provincias se sancionaron leyes de educación sexual: Buenos Aires, CABA, Chaco, Entre Ríos, La Pampa, La Rioja, Misiones, Río Negro y Santa Cruz. Otras dos, Formosa y Corrientes, emitieron resoluciones locales estableciendo la implementación del Programa Nacional.

A partir de un pedido de información pública realizado por Fundación Huésped, Amnistía Internacional denunció la reducción del presupuesto destinado a educación sexual integral en los últimos años

Pero incluso en estas jurisdicciones que avanzaron con normativa propia “existe resistencia a la integración curricular, y la distribución de materiales y herramientas de trabajo no fue lo suficientemente efectiva ni tuvo la difusión necesaria”, plantea Amnistía Internacional. “Entre los desafíos está la inseguridad que sienten los equipos docentes a la hora de instalar los contenidos de la educación sexual integral en las aulas, la dificultad y el temor en el diálogo con las familias, la falta de compromiso de docentes y sectores directivos con el tema y las dificultades institucionales de implementación”, continúa el informe, destinado al Comité de los Derechos del Niño de las Naciones Unidas.

Un relevamiento de Unicef sobre la implementación del Programa Nacional de Educación Sexual encontró que la gran mayoría de los estudiantes que recibieron educación sexual señalaron que “los temas y contenidos tratados estaban estrechamente relacionados con los aspectos biológicos de la sexualidad. Algunos de los temas mencionados fueron el aparato reproductor masculino y femenino, la concepción y el embarazo, métodos anticonceptivos, enfermedades de transmisión sexual, particularmente HIV, y prevención”. El informe de Unicef añade que “la gran mayoría de los alumnos que había recibido educación sexual se mostró insatisfecha con el tipo de educación obtenida. Particularmente se señaló la escasez de información y la forma inadecuada de transmitirla”.

Los hallazgos de Unicef son consistentes con los de otro estudio realizado por el Ministerio de Educación en 2015 y coordinado por Eleonor Faur. El relevamiento, titulado La Educación Sexual Integral en la Argentina. Balances y desafíos de la implementación de la ley (2008-2015), realizó una encuesta a directivos y docentes, y encontró que Ciencias Naturales es el área en la que más frecuentemente los docentes incluyen contenidos de ESI. Otro estudio de Fundación Huésped, basado en una encuesta a estudiantes secundarios, encontró que entre los temas de educación sexual abordados en la escuela tienden a predominar los vinculados a la cuestión biológica y el aparato reproductor (86%), así como prevención de embarazos e infecciones de transmisión sexual (72%).

FUENTE: La Educación Sexual Integral en la Argentina. Balances y desafíos de la implementación de la ley (2008-2015), Ministerio de Educación.

Distintos estudios muestran que entre los temas de educación sexual abordados en la escuela tienden a predominar los vinculados a la cuestión biológica y el aparato reproductor

Amnistía Internacional también encontró que solo 14 provincias completaron las capacitaciones masivas previstas por medio de las Jornadas de Formación Institucional en ESI “Es parte de la vida, es parte de la escuela”, destinadas a todas las escuelas de cada provincia. Según datos oficiales, 3 provincias (Corrientes, Entre Ríos y Mendoza) se encuentran en proceso de implementación, mientras que Catamarca y San Luis interrumpieron la capacitación masiva. La Ciudad de Buenos Aires, Santa Fe, Santiago del Estero, Tucumán y San Juan aún no iniciaron estas capacitaciones. Amnistía agrega que “las capacitaciones a docentes han disminuido drásticamente en los últimos años” y señala la “necesidad de contar con un sistema de monitoreo de la ESI en las provincias, articulando estrategias a través del Consejo Federal de Educación”.

El retroceso del financiamiento a la educación sexual integral va a contramano de una eventual legalización del aborto, pero también de las recomendaciones que las especialistas del propio Ministerio de Educación de la Nación formulaban en 2015: consolidar la institucionalidad y la transversalidad de la ESI en los proyectos educativos; extender y profundizar el proceso de capacitación conceptual y metodológica; profundizar la formación docente en las temáticas de mayor complejidad (como diversidad sexual, violencia y abuso, embarazo adolescente); y desarrollar campañas para la promoción de la Educación Sexual Integral como derecho, para que “las familias y docentes vayan incorporando la necesidad de implementar la ley”.

1 Comment

  1. Soy docente, de la ciudad de Campana, en todas las areas se coloca en la planificacion, como tambien esta la semana ESI. Lo trabajamos en todo momento, pero cuesta mucho concientizar a los padres para que hablen con naturalidad sobre sexualidad, seria muy importante el apoyo de parte de la familia, en eso se tendria que trabajar, que el adolescente sienta la contencion de los suyos, pueda informarse sin nungun pudor.

Su dirección de correo no será publicada.


*