Al menos 10 provincias no conocen cuántos días de clase se dictan

Solo 7 provincias argentinas (Córdoba, Corrientes, Mendoza, Río Negro, San Juan, San Luis y Santa Fe) informaron que cuentan con sistemas de información educativa que les permiten conocer la cantidad de días de clase dictados, según un estudio del Observatorio Argentinos por la Educación que recolectó datos de 17 provincias.

CRÉDITO: Dafne Cholet / Flickr

Córdoba, Corrientes, Mendoza, Río Negro, San Juan, San Luis y Santa Fe son las únicas provincias argentinas que informan contar con sistemas provinciales de información educativa que les permiten conocer la cantidad de días de clase dictados. El dato surge del informe “El estado de los sistemas de información educativa en la Argentina”, presentado por el Observatorio Argentinos por la Educación.

El documento fue elaborado a partir de información provista por los ministerios de Educación provinciales, en respuesta a un cuestionario enviado desde el Observatorio Argentinos por la Educación. De las 24 jurisdicciones, 17 respondieron las consultas del Observatorio acerca de qué datos se relevan, procesan y publican en torno a estudiantes, docentes, inversión e infraestructura en cada provincia. No respondieron el cuesitonario La Rioja, Santa Cruz, Misiones, Chaco, Tucumán, Entre Ríos y La Pampa.

Según la información provista por los gobiernos provinciales, solo en 7 provincias (Catamarca, Córdoba, Mendoza, Río Negro, San Juan, San Luis y Santa Fe) los sistemas de información permiten conocer la asistencia de al menos el 90% de los alumnos.

Solo en 7 provincias (Catamarca, Córdoba, Mendoza, Río Negro, San Juan, San Luis y Santa Fe) los sistemas de información permiten conocer la asistencia de al menos el 90% de los alumnos

Durante la presentación del informe, el ministro de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología de la Nación, Alejandro Finocchiaro, destacó la importancia de contar con información confiable del sistema educativo para poder mejorar la calidad de las políticas educativas y expresó: “Tenemos que usar los sistemas de información para corregir nuestros propios errores, necesitamos ser evaluados, necesitamos esa presión que nos permita acelerar los cambios”.

Características del sistema jurisdiccional de información sobre estudiantes, según provincia. FUENTE: Observatorio Argentinos por la Educación

El informe encontró que 14 provincias (el 82% de las respondientes) tienen sistemas jurisdiccionales con información sobre los estudiantes y permiten que las escuelas accedan a sus propios datos. Las pioneras en tener un sistema propio de información sobre los estudiantes fueron CABA (1980), Río Negro (desde 2000), Formosa (desde 2004) y Santa Fe (desde 2004). Santa Fe es la única provincia respondiente que publica estos datos en una página web provincial.

Por otra parte, 11 provincias (65% de las respondientes) informaron que cuentan con sistemas jurisdiccionales con información sobre docentes. En la mayoría de estas provincias es posible conocer, por ejemplo, la asistencia y la duración de las licencias de al menos el 90% de los docentes. Solo 7 provincias (41% de las respondientes) manifestaron contar con sistemas jurisdiccionales con información sobre salarios y presupuesto: Buenos Aires, Catamarca, Mendoza, Río Negro, Salta, San Luis y Santa Fe. Según lo indicado, estos sistemas permiten, por ejemplo, conocer cuál es la remuneración de cada docente.

11 provincias  informaron que cuentan con sistemas de información sobre docentes. En la mayoría de estas provincias es posible conocer, por ejemplo, la asistencia y la duración de las licencias de al menos el 90% de los docentes

Además, 10 provincias (59% de las respondientes) contestaron que tienen sistemas jurisdiccionales con información sobre infraestructura: Buenos Aires, Catamarca, CABA, Córdoba, Corrientes, Mendoza, Neuquén, Río Negro, San Juan y Santa Fe. En la mayoría de estas provincias, los sistemas permitirían conocer la composición y el estado de los edificios de las escuelas, así como las condiciones de accesibilidad (rampas, sanitarios para personas con movilidad reducida, entre otros). También releva si cada edificio escolar cuenta con servicios de agua, electricidad, gas e Internet.

En síntesis, del informe surge que Buenos Aires, Catamarca, Mendoza, Río Negro y Santa Fe son las únicas cinco provincias que afirman contar con un sistema de información propio que contempla estudiantes, docentes, salario y presupuesto e infraestructura.

Sistemas de información educativa según provincia. FUENTE: Observatorio Argentinos por la Educación

La disponibilidad de esa información adquiere relevancia en la medida en que el Sistema Integral de Información Digital Educativa (Sinide), un sistema nominal de información (es decir, por estudiante, por docente, etcétera), aún no opera como la fuente de estadística educativa nacional. El desarrollo de este sistema fue aprobado por el Ministerio de Educación de la Nación en el año 2012 mientras que su implementación fue aprobada en el 2014 y ratificada en 2016 por el Consejo Federal de Educación.

La disponibilidad de información adquiere relevancia en la medida en que el Sistema Integral de Información Digital Educativa (Sinide) aún no opera como la fuente de estadística educativa nacional

Este sistema permite, por un lado, la carga de ciertos datos a través de una aplicación web. Solo 3 de las 17 provincias indicaron utilizar esta aplicación: Buenos Aires (desde 2016), Santiago del Estero (desde 2017) y Jujuy (desde 2018). A pesar de haber implementado recientemente su uso (2018), Jujuy es la única provincia que indica que la carga supera 70% de las escuelas. Por otro lado, se está trabajando en la homologación de campos para que las provincias puedan migrar sus datos desde los sistemas propios. De todas formas, al día de hoy no se ha logrado consolidar una base nominal nacional.

“Sin información tenemos al menos dos problemas: las políticas educativas pierden buena parte de su eficacia y los ciudadanos y los dirigentes sociales y políticos se desinteresan de la educación en el país”, afirma Juan Llach, miembro de la Academia Nacional de Educación. “El informe del Observatorio muestra las dos caras de la moneda. En la positiva se registran progresos recientes en la información sobre la educación: el más notorio es el que brindan las pruebas Aprender –continúa Llach–. En la cara negativa, el informe muestra todo lo que falta hacer para contar con la información necesaria para la toma de decisiones, tanto de las familias y de los alumnos como de las autoridades políticas”.

El ministro de Educación, Alejandro Finocchiaro, junto con Ignacio Ibarzábal, director ejecutivo del Observatorio Argentinos por la Educación, durante la presentación del informe sobre sistemas de información educativa.

“Es muy bueno que estas iniciativas surjan de  la actividad privada. Los países que progresan lo hacen porque lo privado y lo público trabajan juntos y se produce una sinergia muy fuerte”, indicó Finocchiaro durante la presentación del informe. Y explicó: “La sociedad civil siempre constituye una mayoría silenciosa, entonces tenemos cuatro que gritan oponiéndose, uno que tira piedras y suspenden un partido. El gran desafío es que estas mayorías silenciosas se vuelvan cada vez más bulliciosas”.

“Sin información tenemos al menos dos problemas: las políticas educativas pierden buena parte de su eficacia y los ciudadanos y los dirigentes sociales y políticos se desinteresan de la educación en el país”, afirma Juan Llach

“La información es (o tendría que ser) tan importante para las políticas educativas, como los recursos presupuestarios, el tiempo, la comunicación”, plantea Irene Kit, presidenta de la Asociación Civil Educación para Todos. Y agrega: “Un gran desafío, indispensable para mejorar la calidad de la información educativa, es aumentar la cantidad de personas interesadas que usen y articulen los datos, desde distintas perspectivas. Hay que tener una estrategia específica para estimular el uso en forma generalizada, desde la formación docente, los equipos escolares, las personas e instituciones interesadas en educación, legisladores, comunicadores”.

Ignacio Ibarzábal, director ejecutivo del Observatorio Argentinos por la Educación, concluye: “El próximo paso es lograr consolidar un sistema nominal nacional. Hay que identificar de manera precisa los desafíos en este camino para poder superarlos. En particular, hay que brindar apoyo a los equipos que a nivel provincial y nacional pueden hacer este paso realidad”.

Sé el primero en comentar

Su dirección de correo no será publicada.


*