Aprender: 4 de cada 5 alumnos no saben sumar fracciones al terminar la primaria

El 80,5% de los alumnos argentinos terminan 6° grado de primaria sin saber sumar fracciones con distinto denominador, según los datos de Aprender 2018. Tampoco reconocen las equivalencias de las medidas de longitud. Aunque la evaluación los define como "avanzados", son contenidos previstos para 5° grado y años anteriores.

CRÉDITO: FredR / Flickr

Los datos de la evaluación nacional Aprender 2018 de Matemática indican que 4 de cada 5 estudiantes (80,5%) terminan 6° grado de primaria sin saber sumar fracciones con distinto denominador y sin reconocer las equivalencias de las medidas de longitud o los múltiplos de un número. Tampoco son capaces de resolver problemas que involucran utilizar el concepto de divisor común mayor, ni logran identificar las situaciones que pueden resolverse con una división, ni pueden resolver problemas de perímetros de figuras.

Según Aprender 2018, cuyos resultados nacionales fueron presentados hoy, apenas el 19,5% de los estudiantes argentinos de 6° grado alcanzaron desempeños “avanzados” en Matemática. Paradójicamente, la evaluación define como “avanzados” contenidos cuyo aprendizaje está previsto para años anteriores de la primaria, según lo establecen los Indicadores de Progresión de los Aprendizajes (IPA) aprobados por el Consejo Federal de Educación el año pasado.

El 80,5% de los estudiantes termina 6° grado de primaria sin saber sumar fracciones con distinto denominador y sin reconocer las equivalencias de las medidas de longitud ni los múltiplos de un número

Este documento oficial, consensuado a nivel nacional, describe “qué aprendizajes es dable esperar que hayan construido los niños, niñas y adolescentes al finalizar distintos momentos de su escolaridad”, en línea con los Núcleos de Aprendizajes Prioritarios (NAP).

Así, los IPA prevén que al finalizar tercer grado un alumno ya sea capaz de “comparar longitudes, capacidades y pesos por medio de medidas convencionales de uso frecuente”. A terminar cuarto grado se espera que el estudiante pueda “estimar, medir y registrar cantidades (longitud, peso o capacidad) usando la medida adecuada en función de la situación”, y que sepa “analizar la equivalencia de las unidades de medida de uso habitual del Sistema Métrico Legal Argentino”.

Los IPA también establecen que, al terminar quinto grado, los estudiantes puedan resolver situaciones que involucren sumas o restas de fracciones y decimales. Al final de 5° se espera que los alumnos sepan calcular y comparar perímetros de cuadriláteros y triángulos, calcular áreas de rectángulos y analizar la variación del área de un rectángulo al variar alguno de sus lados. Además, se supone que saben “resolver situaciones que propongan explicitar y usar múltiplos y divisores“.

Los descriptores de los niveles de desempeño de Aprender 2018 asumen que todos esos saberes corresponden a un nivel “avanzado” en 6° grado, aunque deberían haberse aprendido en años anteriores.

Los Indicadores de Progresión de los Aprendizajes establecen que, al terminar 5° grado, los estudiantes pueden resolver situaciones que involucren sumas o restas de fracciones y decimales. También se espera que sepan calcular y comparar perímetros de cuadriláteros y triángulos

Los resultados de Aprender indican que el 19,6% de los estudiantes de primaria (1 de cada 5) se ubicó en el nivel “por debajo del básico“: solo son capaces de resolver operaciones sencillas, identificar un cuerpo por sus características y encontrar información directa desde gráficos de barras o tablas. Estos conocimientos suponen un atraso de alrededor de tres años en los aprendizajes: por ejemplo, identificar, describir y comparar las características de cuerpos geométricos es un saber pautado para tercer grado. También está previsto que los chicos de ese año ya sepan realizar multiplicaciones sencillas.

Si bien los resultados de Lengua son significativamente mejores que los de Matemática, la evaluación también considera “avanzados” algunos contenidos que corresponden a años anteriores de la escolaridad. Por ejemplo, el empleo de conceptos básicos de la narratología (narrador, personaje, conficto, descripción, diálogo), que deberían aprenderse en 5° grado, según los Indicadores de Progresión de los Aprendizajes.

En esta materia, 1 de cada 4 (24,7%) tienen dificultades para conceptualizar las nociones de narrador o género literario. Tampoco son capaces de realizar inferencias para identificar los núcleos semánticos más importantes de textos narrativos y argumentativos, ni logran “localizar información explícita específica no destacada ni reiterada, ubicada en posiciones no centrales en un texto”.

Los resultados de Aprender 2018 fueron celebrados por el presidente Mauricio Macri y por el ministro de Educación, Alejandro Finocchiaro. Los datos arrojan una mejora en Lengua en todas las provincias del país respecto de 2016, con un incremento de 8,5 puntos a nivel nacional, que se produce en escuelas rurales, urbanas, estatales y privadas. Mientras que en 2016, el 66,8% de los estudiantes alcanzaban niveles satisfactorio y avanzado, en 2018 la cifra ascendió al 75,3% de los estudiantes.

Si bien los resultados de Lengua son mejores que los de Matemática, la evaluación también considera “avanzados” algunos contenidos que corresponden a años anteriores de la escolaridad. Por ejemplo, el empleo de conceptos básicos de narratología (como narrador, personaje o conficto)

El comunicado oficial indica que “los aprendizajes en Matemática continúan siendo un reto: no se registraron aún mejoras en los desempeños a nivel nacional”. El 57,4% de los estudiantes se ubican en los niveles de desempeños más altos, lo que supone un retroceso de 1,2 puntos porcentuales con respecto a 2016. El 42,6% de los estudiantes se ubican en los niveles de desempeño más bajos.

Desde el Ministerio de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología de la Nación informaron que hubo una reducción de las brechas de desigualdad educativa entre los estudiantes que más y menos aprendían. También destacaron que la evaluación alcanzó al 94% de las instituciones educativas,  lo que implicó un crecimiento de 6 puntos porcentuales respecto de Aprender 2016. Solo en la provincia de Neuquén, la cantidad de estudiantes respondientes no alcanzó el mínimo de 50%.

 

Sé el primero en comentar

Su dirección de correo no será publicada.


*