¿Cómo será la vuelta a clases? Dinamarca muestra algunas pistas

Horarios escalonados de entrada y salida de los estudiantes, distancia de dos metros entre los pupitres y lavado obligatorio de manos cada dos horas son algunas de las pautas establecidas en el país nórdico, donde los alumnos de primaria regresaron a las escuelas este miércoles.

El pasado miércoles 15 de abril, los niños y niñas de hasta 11 años retomaron las clases presenciales en Dinamarca.

¿Cómo será el retorno a las escuelas? Aunque en América Latina aún es muy pronto para imaginarlo, algunas pistas pueden surgir del caso de Dinamarca, donde se retomaron las clases esta semana.

En Argentina, la fecha del regreso de las clases presenciales podría ser agosto, según declaraciones recientes del ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta. De esa manera, la reapertura de las escuelas quedaría para después de las vacaciones de invierno. “Estamos mucho más cerca de ese escenario que de una vuelta en las próximas semanas”, dijo Trotta en declaraciones radiales.

En Europa, en tanto, las fechas de regreso apuntan a mayo (en Francia y Alemania) o directamente septiembre (en Italia), tras las vacaciones de verano en el hemisferio norte.

El confinamiento empezó el 12 de marzo en Dinamarca, casi en simultáneo con la suspensión de clases en Argentina. Según los últimos datos, en el país nórdico hay 7073 casos de coronavirus y 336 muertos, pero la curva de contagios viene en descenso.

El pasado miércoles 15 de abril, los niños y niñas de hasta 11 años retomaron las clases. El gobierno danés abrió la mitad de escuelas primarias del país y un tercio de las escuelas de Copenhague, la capital. Mette Frederiksen, la primera ministra, estimó que la totalidad de escuelas podría estar operativa la semana que viene. Las escuelas secundarias, en tanto, siguen cerradas hasta el 10 de mayo, con clases a distancia.

Dinamarca estableció que serán las propias escuelas las que decidirán las normas para que un profesor o alumno se quede en casa o sea apto para ir a trabajar. Los requisitos de higiene y seguridad primarán sobre todas las cosas, así como la voluntad de los padres de decidir si aún es pronto para llevar a sus hijos al colegio, según informó el diario El País. De hecho, algunas familias en Dinamarca están en desacuerdo con la reapertura de las escuelas y lanzaron una petición titulada “Mi hijo no es un conejillo de indias”, que sumó más de 18.000 firmas, según publicó AFP.

Algunas de las pautas implementadas en este retorno a clases probablemente se replicarán en otros países. Por ejemplo, la entrada y salida de los estudiantes hace de manera escalonada para evitar aglomeraciones en la puerta de la escuela. En la fila para entrar, cada familia debe mantener una separación de dos metros mientras los chicos esperan su turno.

El espacio entre los pupitres ahora tiene que ser mayor. Además, las escuelas pusieron carteles con dibujos en los que se estipula que los alumnos deben lavarse las manos cada dos horas y durante al menos un minuto. Las recomendaciones también incluyen que, en la medida de lo posible, los chicos jueguen siempre con los mismos compañeros, en pequeños grupos entre tres y cinco alumnos como máximo.

En un testimonio recogido por la CNN, Jimmy Skov Glasdam Adetunji, director de la Escuela Hendriksholm en Rodovre, en las afueras de Copenhague, contó que pasó el miércoles recorriendo las aulas con un bastón de medición para asegurarse de que los 440 estudiantes pudieran estar sentados a al menos a dos metros de distancia. El patio de su escuela se dividió en seis secciones con cinta de señalización roja y blanca.

“No puedo esperar para ver a los niños otra vez”, dijo Adetunji. “Pero obviamente tendremos que hablar sobre la pandemia y las reglas y por qué nuestro patio de recreo ahora está marcado por cinta policial. Por lo tanto, será un contraste entre diversión y seriedad“.

Sé el primero en comentar

Su dirección de correo no será publicada.


*