Consensos, diagnósticos precisos y mejor formación: claves del cambio educativo

En el IX Foro de Calidad Educativa, organizado por Educar 2050, funcionarios, especialistas, docentes y alumnos debatieron sobre el desafío urgente de mejorar la calidad educativa, mientras 321 mil alumnos abandonan la secundaria cada año. Desde distintos ángulos, advirtieron que son necesarias reformas pedagógicas y políticas.

Transformar la educación: un compromiso con el futuro” fue el lema del IX Foro de Calidad Educativa, organizado por Educar 2050 en el Centro Cultural de la Ciencia. Con más de 500 asistentes y más de 1000 usuarios que lo siguieron online, el Foro reunió a funcionarios, especialistas, docentes y alumnos para debatir sobre el desafío de mejorar la calidad educativa en la Argentina.

El cambio educativo toma tiempo”, reconoció en la apertura María Cortelezzi, directora ejecutiva de Educar 2050. “Lleva tiempo construir el consenso necesario para esos cambios”, reforzó Cortelezzi, y agregó: “Los arreglos rápidos suelen fallar”. También planteó que cualquier transformación debe partir de “diagnósticos sólidos y precisos”, y citó un informe reciente de UNESCO para dar cuenta de la dimensión mundial –y no solo nacional– del problema: según datos del Instituto de Estadística de ese organismo, 617 millones de chicos no adquieren conocimientos mínimos de lectura y matemática.

Mercedes Miguel, secretaria de Innovación y Calidad del Ministerio de Educación, abrió el Foro.

Mercedes Miguel, secretaria de Innovación y Calidad Educativa, fue una de las funcionarias que participó, además de Elena Duro, secretaria de Evaluación Educativa, y Soledad Acuña, ministra de Educación de la Ciudad de Buenos Aires. Miguel remarcó que es hora de “pasar a la acción” para transformar la educación. Consideró que “las reformas de política educativa son reformas emocionales, porque requieren mucho diálogo con la gente”.

La secretaria de Innovación y Calidad puso el acento en el proyecto Secundaria 2030, con la expectativa de que “la resolución se apruebe en el Consejo Federal de Educación este año”. Miguel anticipó que será una secundaria “más relevante, enfocada en capacidades, organizada por proyectos y más articulada con la comunidad”. Y subrayó la urgencia del cambio con un dato: “Cada año, 321 mil jóvenes abandonan la secundaria en la Argentina”.

El proyecto Secundaria 2030, que podría aprobarse en el Consejo Federal de Educación este año, apunta a construir una escuela media “más relevante, enfocada en capacidades, organizada por proyectos y más articulada con la comunidad”

La defensa de la “justicia educativa” fue uno de los ejes centrales de la intervención de Manuel Álvarez Trongé, presidente de Educar 2050, quien insistió en que la visión de la ONG es “colocar la educación argentina entre las mejores del mundo antes del año 2050”, y que eso requerirá compensar las grandes desigualdades entre las provincias. Por su parte, Fernando Reimmers, director de la Iniciativa Global de Innovación en Educación y profesor de Harvard, participó a la distancia con un video en el que hizo hincapié en enfocar la currícula en las competencias cognitivas y socioemocionales necesarias para el siglo XXI.

La “formación de los profesores” y la “construcción de consensos” fueron los dos desafíos principales que señaló Reimmers de cara al futuro, luego de elogiar el legado de Domingo F. Sarmiento. El académico reseñó varias de sus investigaciones, entre ellas una que identificó 7 acciones cruciales para encarar una reforma sostenible que permita elevar la calidad educativa:

  1. Construir una narrativa que genere un sentido de urgencia sobre la calidad de la educación y la enseñanza de excelencia.
  2. Mapear el complejo sistema que respalda el apoyo de la enseñanza y auditar su coherencia.
  3. Evaluar el sistema para asegurarse de que esté coherentemente alineado con metas ambiciosas y estándares de práctica claros.
  4. Capacitar a los docentes como profesionales y desarrollar caminos competentes.
  5. Generar una población sólida de candidatos cualificados para la enseñanza.
  6. Ofrecer una preparación inicial altamente efectiva para los docentes.
  7. Apoyar trayectorias profesionales a través del desarrollo y aprendizaje continuo de los docentes.
Inés Aguerrondo (UCA), Mariano Narodowski (UTDT) y Helena Rovner (Banco Mundial) debatieron en un panel titulado “El nuevo paradigma educativo”.

Uno de los platos fuertes del Foro fue el intercambio entre los especialistas Inés Aguerrondo (Universidad Católica Argentina), Mariano Narodowski (Universidad Di Tella) y Helena Rovner (Banco Mundial). Aguerrondo abrió la discusión argumentando que el “nuevo paradigma educativo” debería expresarse en un “nuevo paradigma pedagógigo-didáctico” y un “nuevo paradigma sistémico”. La coordinadora de Innovación del Departamento de Educación de la UCA sostuvo que “el sistema escolar aún distribuye conocimiento del siglo XIX” y planteó que “no hay aprendizaje de calidad para todos sin un buen sistema de evaluación”.

Evaluar el sistema, ofrecer una formación docente efectiva, seleccionar a los mejores candidatos para la enseñanza y construir trayectorias profesionales atractivas son algunas de las recomendaciones que surgen de las investigaciones

Aguerrondo señaló que, aunque los países de la región invierten en educación porcentajes mayores del PBI que sus pares europeos, los latinoamericanos necesitan hacer “una inversión más costo-eficiente que la de los países desarrollados” porque “no tenemos los mismos recursos que el Primer Mundo”. También insistió en que “no es el mercado el que va a mejorar la educación”, sino que “el Estado es responsable”, pero también defendió la necesidad de “una sociedad civil empoderada”.

Por su parte, Helena Rovner señaló que la transformación del sistema educativo en un período relativamente corto de tiempo es posible, y mencionó los casos de Finlandia y Singapur. Rovner delineó un “ABC” del cambio basado en tres pilares: evaluación estandarizada, reformas basadas en evidencia e investigación, y construcción de coaliciones que “permitan que las distintas partes lleguen a entenderse”. La referente del Banco Mundial señaló que una de las responsabilidades de los organismos internacionales es contribuir a “alinear actores, alinear incentivos y generar diálogos”.

Claudia Romero (UTDT) coordinó un panel titulado “La voz de los alumnos en la mejora escolar”, con estudiantes de secundaria.

Mariano Narodowski, en tanto, señaló que “no hay un nuevo paradigma educativo” y definió a la escuela como una “tecnología moderna” cuya principal función es “el control biopolítico de los niños y los jóvenes”, es decir, el “cuidado” de los chicos mientras sus padres trabajan. Narodowski afirmó que la aceleración de los cambios sociales y tecnológicos supone “una mayor dificultad para la transmisión intergeneracional” que la escuela favorecía. El profesor de la UTDT y ex ministro de la Ciudad argumentó que la escuela “es un fenómeno contingente” y mencionó el Pansophia Project, una iniciativa que busca imaginar escenarios futuros para la educación.

En una mesa posterior, Claudia Romero, directora del área de Educación de la Universidad Di Tella, abogó por “escuchar las voces de los alumnos” a la hora de pensar las reformas educativas, y dialogó con estudiantes que participaron de procesos de cambio en sus escuelas. A lo largo del Foro se mencionaron otros desafíos, como la necesidad de dar mayor autonomía a las escuelas, modernizar el Estado y generar capacidades en los ministerios de Educación, repensar la carrera docente y la organización escolar. Según los participantes, la acumulación de desafíos no justifica el pesimismo. Por el contrario, durante los debates predominó la confianza en la posibilidad real de transformar el sistema educativo. Narodowski citó a Luis Alberto Spinetta para sintetizar esa esperanza: “Mañana es mejor”.

Sé el primero en comentar

Su dirección de correo no será publicada.


*