Crece la producción científica de universidades iberoamericanas

Las publicaciones científicas de universidades iberoamericanas en revistas indexadas aumentaron un 56% entre 2010 y 2017, según datos del Observatorio Iberoamericano de la Ciencia, la Tecnología y la Sociedad (OCTS). Entre 2014 y 2016, la inversión en I+D cayó un 5% en los países de América Latina.

La producción científica de las universidades iberoamericanas creció un 56% entre 2010 y 2017. CRÉDITO: Fernando Zhiminaicela / Pixabay

El total de las publicaciones iberoamericanas en revistas indexadas creció un 43% entre 2010 y 2017. En el mismo período, la producción científica de las universidades dentro de este conjunto se incrementó un 56%. De esta manera, la producción universitaria creció un 30% más que el total de artículos de la región.

Los datos surgen del último informe de coyuntura del Observatorio Iberoamericano de la Ciencia, la Tecnología y la Sociedad (OCTS). Según dicho informe, de las 242.598 publicaciones indexadas en SCOPUS con participación de autores iberoamericanos en 2017, 201.896 fueron firmadas por autores pertenecientes a universidades: la cifra equivale al 83% de los artículos de la región.

A pesar de su relevancia en todos los países iberoamericanos, la participación de las universidades en la producción científica es heterogénea. España fue el país iberoamericano que más artículos publicó en 2017 (88.084), de los cuales el 82% fue firmado por investigadores universitarios. Brasil, con 76.900 documentos fue el segundo en volumen de producción, con una participación universitaria del 88%. Chile, el país con mayor porcentaje de artículos con participación de universidades (92%), alcanzó los 13.085 documentos en total. Argentina presenta una participación menor de sus universidades por la importancia del CONICET.

El informe del OCTS resalta la importancia de las universidades como instituciones productoras de conocimiento en Iberoamérica: “Su relevancia aumentó en los últimos años, como muestra el volumen relativo de su producción en todos los países de la región. Se trata de una capacidad central en la sociedad del conocimiento que debe ser cuidada y fortalecida“.

La recomendación contrasta con lo que muestran los datos de financiamiento: entre 2014 y 2016, la inversión en I+D (investigación y desarrollo) cayó un 5% en los países de América Latina, lo que supone un cambio de tendencia luego de un crecimiento ininterrumpido desde el año 2000.  También según datos del OCTS, la caída de la inversión científica es un fenómeno generalizado en América Latina, que se nota particularmente en los casos de Argentina, Brasil y México.

Más allá de la evolución reciente, la inversión en I+D sigue siendo baja en América Latina. La meta de destinar el 1% del PBI solo fue alcanzada por Brasil (1,27%), mientras que el resto de los países muestran volúmenes de inversión muy heterogéneos. Argentina (0,53%) y México (0,5%) se ubican lejos de Brasil en cuanto a su esfuerzo de inversión en ciencia y tecnología.

En promedio, los países iberoamericanos (incluyendo a España y Portugal, con cifras superiores al 1%) invierten el 0,78% de su PBI en I+D. Los países de la OCDE el 2,34%, y los de la Unión Europea el 1,93%. Para enfrentar este desfasaje, el OCTS plantea que “uno de los mayores desafíos que enfrentan las políticas de ciencia y tecnología de los países iberoamericanos es movilizar la inversión en I+D de las empresas para acompañar el esfuerzo gubernamental”.

Sé el primero en comentar

Su dirección de correo no será publicada.


*