Del interés público al interés del público

La prensa debe preguntarse si está cumpliendo su misión con respecto a la educación, plantea Antonio Gois, presidente de la Asociación de Periodistas de Educación de Brasil.

Como el sistema educativo, el periodismo de educación debe expandir la cobertura y mejorar la calidad.

La educación es la prioridad número uno, y por eso debemos garantizar para todos los chicos de nuestro país (y del mundo) una enseñanza de calidad, que permita reducir las desigualdades y potenciar el talento de cada niño o joven. Es difícil encontrar a alguien que esté en desacuerdo con esa afirmación. Sin embargo, del discurso a la práctica, los periodistas que observan las políticas públicas saben cuán lejos estamos de ese objetivo.

Los periodistas estamos acostumbrados a poner el foco sobre temas relevantes para la sociedad y a reclamar a las autoridades que hagan su trabajo de promover el bienestar social. Pero precisamos ir más allá, y abrir espacios para preguntarnos si la prensa también está cumpliendo su misión con respecto a la educación.

Si la educación es prioridad, si es un tema de innegable interés público, esa relevancia debería verse reflejada en las páginas de los diarios y en las grillas de programación de televisión, radio o cualquier otro medio. Lamentablemente, eso no sucede en los países latinoamericanos. Puedo hablar con conocimiento del caso brasileño, donde –como consecuencia de la crisis de los diarios– las secciones especializadas están despareciendo, y el periodista de educación –cuando existe– tiende a trabajar de forma solitaria, sin poder intercambiar ideas con otros profesionales que tengan experiencia en el tema.

Fue por eso que, inspirados en la experiencia de la Education Writers Association de los Estados Unidos, decidimos crear en Brasil nuestra Asociación de Periodistas de Educación: Jeduca. A fines de junio realizamos nuestro primer congreso, que reunió a 409 estudiantes, periodistas y educadores en debates durante dos días en la ciudad de São Paulo.

Jeduca nació hace un año, con la misión de ampliar y mejorar el nivel del debate educativo en Brasil por medio del periodismo. Partimos de un diagnóstico surgido de la investigación de doctorado de una periodista de educación de la Universidad de São Paulo: el 99% de los profesionales que cubren educación en los grandes diarios dicen no haber recibido la formación adecuada para tratar el tema. Ante el escenario de crisis de los medios de comunicación, un grupo de periodistas vio la necesidad de crear una asociación que contribuyera al menos a reducir ese problema.

En un año de trabajo de la Asociación, conseguimos algunas victorias, al mismo tiempo que nos dimos cuenta de que los desafíos son mucho mayores de lo que imaginábamos. Conseguimos, por ejemplo, negociar con las autoridades del Ministerio de Educación de Brasil la adopción de una política de embargo, cuando los periodistas acceden por anticipado a datos oficiales, con el compromiso de no divulgarlos hasta que sean cotejados. De esta forma, hay más tiempo para preparar, con mayor calidad, la información que llegará al público.

También pusimos a disposición de los periodistas la figura de una editora pública: una profesional experimentada, pagada por la Asociación y disponible para orientar a los periodistas en cualquier cobertura sobre educación que estén realizando. El servicio es gratuito y personalizado, y estamos teniendo una demanda de tres consultas por semana.

Jeduca ya cuenta con más de 500 asociados, que forman parte de una red conectada vía mail, además de ser un espacio de intercambio entre periodistas experimentados y principiantes. En este período también produjimos guías sobre los temas más diversos, como los cuidados éticos y las técnicas a considerar para entrevistar niños, orientaciones para interpretar los resultados de evaluaciones como Pisa y evitar que la cobertura quede restringida solo a los rankings, o las cuestiones básicas que los periodistas de educación deben saber a la hora de interpretar estudios académicos, entre otros temas.

También realizamos más de diez webinarios, convocando a especialistas nacionales e internacionales a conversar con los periodistas brasileños sobre nuevos estudios o sobre otros temas que estaban en la agenda mediática.

Si queremos exigirle al poder público que priorice la educación, primero los periodistas tenemos que preguntarnos si esa prioridad que reclamamos a los gobernantes se ve reflejada en nuestras coberturas. A partir del análisis de la cobertura en Brasil y en los países latinoamericanos, puedo decir que nuestro gran desafío es hacer que la educación, un tema de innegable interés público, sea también interesante y accesible para una audiencia masiva. Al igual que nuestros sistemas educativos, necesitamos expandir la cobertura y mejorar la calidad.

Sobre todo en el caso de los países latinoamericanos, profundamente marcados por las desigualdades sociales, creo que nos corresponde a los periodistas señalar que los sistemas educativos excluyentes, donde apenas unos pocos tienen acceso a una educación de calidad, ya no le sirven a nadie. Ni a los pobres (que nunca se beneficiaron debidamente) ni a los más ricos (que tienen la falsa sensación de que estarán a salvo de la mala calidad si matriculan a sus hijos en escuelas privadas). Basta con ver el desempeño de los jóvenes de las élites latinoamericanas en Pisa para darse cuenta de que ellos también quedan muy por detrás de los jóvenes de las naciones más ricas en el examen. Sin una educación de calidad, equitativa y para todos, ningún país entrará en la lista de las naciones desarrolladas y con alta calidad de vida.

 

 

 

 

 

 

*Antonio Gois es presidente de la Asociación de Periodistas de Educación de Brasil (Jeduca) y columnista del diario O Globo, radio CBN y Canal Futura. Cubre los temas de educación desde 1996. Ha ganado los premios Esso, Embratel, Folha, Undime y Andifes por su trabajo periodístico.

Sé el primero en comentar

Su dirección de correo no será publicada.


*