Directores: líderes del aprendizaje

Acompañar la formación docente, construir comunidades de aprendizaje, empoderar a sus equipos y conducir la mejora escolar son algunos de los principales desafíos que enfrentan hoy los directivos. Fundación Varkey organizó una jornada sobre liderazgo educativo en la que se discutieron estos temas.

El director es un factor de gran impacto en el nivel de aprendizaje de los alumnos, pero también es responsable de acompañar la formación de los docentes.

Un agente de cambio educativo. Un líder pedagógico. Un constructor de equipos. Un referente y un respaldo para los docentes. Estas fueron algunas de las definiciones del rol del director que se debatieron en el encuentro Transformando escuelas a través de liderazgo educativo, organizado por Fundación Varkey Argentina. Allí se reunieron especialistas locales y extranjeros, directivos, docentes y funcionarios para compartir su visión sobre la tarea crucial del director en la mejora de la calidad educativa.

En una escuela promedio, el reemplazo de un director “promedio” por un director “destacado” incrementa alrededor de un 20% el nivel de aprendizaje de los alumnos, según un estudio de Robert J. Marzano, Timothy Waters y Brian A. McNulty basado en el análisis de 69 investigaciones sobre liderazgo escolar. Este estudio, que intentó cuantificar el impacto de un buen director, fue citado por David Godfrey, director ejecutivo del University College of London, para señalar la importancia del rol del directivo.

Un director “destacado” puede mejorar hasta un 20% el nivel de aprendizaje de los alumnos.

Soledad Acuña, ministra de Educación de la Ciudad de Buenos Aires, y Javier Tarula, subsecretario de Carrera Docente y Formación Técnico Profesional, explicaron que uno de los principales desafíos para potenciar el liderazgo pedagógico de los directores es lograr la estabilidad de los equipos de conducción en las escuelas, para poder sostener un proyecto educativo.

“La verticalidad del sistema educativo está quebrada –advirtió Gustavo Iaies, director del Centro de Estudios de Políticas Públicas (CEPP)–. El sistema ya no se piensa ‘arriba’, en el ministerio, y se implementa ‘abajo’. Ahora se piensa arriba y abajo: el trabajo de los directores se complejizó porque ya no son aplicadores de instrucciones que bajan desde el ministerio”. Iaies enfatizó que es fundamental que “los ministerios alivien la carga burocrática” que recae sobre el director, para que pueda enfocarse en su objetivo más importante: la calidad de los aprendizajes.

Iaies también remarcó que uno de los grandes desafíos actuales es “reconstruir el orden” en las escuelas para garantizar que los chicos aprendan. “El director debe ser coherente con las normas. Las normas deben cumplirse, no pueden estar en discusión todo el tiempo. Podemos definir un momento del año en que vamos a discutirlas, y una vez que lo hicimos, hay que cumplirlas”.

Gustavo Iaies (CEPP), Fernando Giménez Zapiola (Varkey), Josefina Peire (INFoD), Laura Boggio (Educere) y Carolina Sciarrotta (Univ. de San Andrés)

Acompañar la formación docente

“Los líderes efectivos son optimistas, resilientes, curiosos, colaborativos, comprometidos con la justicia social, y pragmáticos: están dispuestos a desafiar las políticas, si eso es necesario para ayudar a un chico a alcanzar su máximo potencial”, resumió Godfrey. Y agregó que, según un estudio de la Universidad de Auckland, la tarea por medio de la cual el director puede lograr mayor impacto en los aprendizajes es la promoción y la participación en el desarrollo profesional de los docentes. Godfrey contó que en Inglaterra la formación de directores ya no se enfoca en los individuos, sino en la formación de “equipos de líderes”.

“Muchas investigaciones señalan que la gestión del director es el segundo factor de mayor peso en la mejora de los aprendizajes, solo por detrás de los docentes”, comentó Josefina Peire, coordinadora nacional de Formación de Equipos Directivos y Supervisores en el Instituto de Formación Docente (INFoD). “Otro factor muy relevante es el clima escolar, que en buena medida depende del director”, agregó Peire, y reconoció que “es necesario repensar lo administrativo para que el director pueda acompañar más lo pedagógico”.

La referente del INFoD hizo hincapié en el acompañamiento de la formación docente: “El director tiene que saber en qué se están capacitando sus docentes, cuáles son sus intereses. Ese acompañamiento es fundamental para que las capacitaciones transformen efectivamente las prácticas de enseñanza, y no queden solo en la teoría”. Peire planteó, además, que el entorno escolar debe favorecer no solo el aprendizaje de los alumnos, sino también el de los docentes.

Silvana Corso, directora de la Escuela Rumania, habló sobre “el rol pedagógico de los equipos de conducción” en el marco de una escuela inclusiva.

“El director es quien completa la formación docente, porque el docente se termina de hacer en la escuela”, sostuvo Silvana Corso, directora de la Escuela Media N° 2 “Rumania” (Villa Real) y finalista de la edición 2017 del Global Teacher Prize. Corso estableció en su escuela, donde es directora hace 24 años, un espacio de “formación permanente” con los docentes, que incluye –entre otras actividades– la observación de clases entre compañeros. “Consultamos a todos los docentes y les preguntamos qué era para ellos una buena clase. Luego sistematizamos esa información y, sobre la base de esas respuestas, elaboramos siete parámetros de una ‘buena clase’, en función de los cuales se realizan las observaciones”, explicó la directora.

La Escuela Rumania es una institución inclusiva, que trabaja con alumnos de contextos vulnerables y con alumnos con discapacidad. Por su parte, Corso sostiene que un líder inclusivo “trabaja en equipo, sabe delegar y confía en sus docentes, se ocupa del desarrollo profesional docente, y forma comunidades profesionales de aprendizaje”.

Liderar la mejora escolar

Mercedes Miguel, secretaria de Calidad e Innovación Educativa del Ministerio de Educación de la Nación, anticipó que el año próximo el INFoD lanzará nuevos trayectos de formación para directores y supervisores, con foco en “capacidades” y sobre la base de un acuerdo federal. Miguel aseguró que “la formación y el desarrollo profesional de directores y supervisores es una de nuestras prioridades”, y adelantó que la Escuela Secundaria 2030 –cuya aprobación espera también para 2018– garantizará una mayor “flexibilidad” que dará más margen de acción a los equipos directivos.

“El director puede potenciar lo mejor de cada alumno y de cada docente”, planteó Carolina Sciarrotta, de la Escuela de Educación de la Universidad de San Andrés, que cuenta con el programa Directores: Líderes en Acción. La iniciativa, dirigida a directores de escuelas públicas y privadas de todos los niveles educativos, propone una semana de capacitación intensiva presencial y luego un seguimiento virtual de 8 meses para la elaboración de un “plan de mejora escolar”.

“Transformando Escuelas a través del Liderazgo Educativo” tuvo lugar en el Auditorio Buenos Aires, en la Capital Federal.

Fundación Varkey ofrece una propuesta similar, según contó Fernando Giménez Zapiola, su director académico. El Programa de Liderazgo e Innovación Educativa de Varkey, implementado junto con Fundación Educere y el Ministerio de Educación de la Nación, es una capacitación intensiva de seis semanas diseñada para miembros del equipo de conducción de las escuelas, y está orientado especialmente a realizar un diagnóstico de la institución y diseñar un proyecto de mejora. “Ya pasaron por el programa más de 1000 directivos, que vuelven a sus escuelas con proyectos de innovación”, explicó Giménez Zapiola.

El liderazgo pedagógico es el rol fundamental del director”, señaló Laura Boggio, directora ejecutiva de Educere. “El desafío de todo director es ser un agente de cambio e innovación. Pero para poder innovar, necesita construir una comunidad de aprendizaje en su escuela”. Boggio coincidió con Sciarrotta en destacar la necesidad de que el director sea un constructor de comunidades de aprendizaje, es decir, ejerza un “liderazgo distribuido” en el que los docentes se vean “empoderados”.

 

2 Comments

  1. Excelentes cursos pero necesitamos ser acompañados con los cambios Políticos educativos ejemplo( Estatuto del Docente) Bajada del Ministerio de Educación a todas las Instituciones de esta aplicación, y que no piensen que es un curso mas, deben comprender que es una política de cambio para el futuro, que el liderazgo del docente Rector define su estadía en el colegio, si no aplica las estrategias pactadas. Que los docentes somos empleados del estado y dependemos de la rectora. Concientización.

Su dirección de correo no será publicada.


*