El jardín de infantes que forma científicos de 5 años

El Club de Ciencias "Galileo Galilei", del Jardín de infantes N° 18 “Islas Malvinas Argentinas” (Caleta Olivia, Santa Cruz), fue pionero a nivel nacional en acercar la experimentación científica a los alumnos de nivel inicial. A partir de la curiosidad natural de los chicos, las docentes les enseñan a poner a prueba sus hipótesis sobre el entorno.

El club de ciencias “Galileo Galilei” funciona en el jardín de infantes N° 18 “Islas Malvinas Argentinas” de Caleta Olivia (Santa Cruz).

Cada vez que miran la luna, los egresados del Jardín de infantes N° 18 “Islas Malvinas Argentinas”, de Caleta Olivia (Santa Cruz), se acuerdan de la noche en que se quedaron a dormir en la escuela para observar con el telescopio los cráteres lunares. En ese jardín funciona el club de ciencias “Galileo Galilei”, un proyecto que va por su tercer año, y que es pionero a nivel nacional en el desafío de acercar la ciencia a los chicos de nivel inicial. Las docentes del Club están entre los 10 finalistas del premio Maestros Argentinos, que se entregará el próximo 4 de septiembre en el Centro Cultural Kirchner.

El club nació con el propósito de aprovechar el interés de los alumnos de nivel inicial por la ciencia y la tecnología. “Sabíamos que la Física, la Química o la Astronomía abarcan temas que resultan muy atractivos para los chicos, pero su abordaje es poco habitual en el jardín”, cuenta a Eduprensa María Elena Tapia, impulsora del proyecto junto con Inés Vivar. El Club “Galileo Galilei” les ofrece a los chicos de sala de 5 un espacio extracurricular, a la tarde, en el que participan de actividades vivenciales y experimentales que les permiten poner en juego esa curiosidad instintiva. Este año asisten alrededor de 25 alumnos.

La iniciativa busca desarrollar la alfabetización científica desde el jardín de infantes. “Cuando empezamos, el jardín nos cedió un espacio, que al principio estaba vacío. Pedimos ayuda y, con el apoyo del ministerio provincial, pudimos comprar telescopios, microscopios y tubos de ensayo”, repasa María Elena.

En su interacción con el entorno, los chicos buscan respuestas que les permitan comprender el mundo que los rodea: muchas de esas respuestas las encuentran en las ciencias.

Una mañana, en una salida a la costanera de Caleta Olivia, las docentes escucharon a los alumnos debatiendo por qué flotaban los barcos que veían en el mar. “Es porque tienen superpoderes”, decía uno. “Debe haber algo debajo que los sostiene”, respondía otro. Las docentes de club de ciencias decidieron recoger la inquietud: diseñaron un experimento para trabajar las variables de la flotabilidad. “Luego de una serie de experiencias, los chicos fueron refutando sus hipótesis y entendieron el principio de Arquímedes”, resume María Elena.

Los alumnos del Club “Galileo Galilei”, durante un taller de forestación.

Actualmente el Club de Ciencias está a cargo de las docentes Carina Quimel, Miriam Carballo e Inés Vivar. Ganaron la instancia provincial de la Feria de Ciencias y también un reconocimiento a la investigación educativa. Ahora están a la espera de la definición del premio Maestros Argentinos aunque, por haber quedado entre los 10 finalistas, ya ganaron un premio que deberán utilizar para fortalecer el proyecto. Su idea es aprovecharlo para ampliar el espacio del club y crear su propio laboratorio (actualmente utilizan el de la Escuela de Biología Marina).

María Elena concluye con una invitación: “Estamos felices por haber sido seleccionadas y poder compartir nuestra experiencia a nivel nacional. Ojalá cada vez más colegas se animen a impulsar clubes de ciencias en sus escuelas”.

 

 

Sé el primero en comentar

Su dirección de correo no será publicada.


*