Escuelas del futuro, en el presente

En Cataluña, los 8 colegios del proyecto jesuita Horizonte 2020 eliminaron los exámenes y tareas, y renovaron el espacio del aula. Esta propuesta innovadora, que reinventó la escuela, ya está impactando en el clima escolar, la creatividad de los alumnos y su capacidad de trabajar en equipo.

El docente no trabaja solo: en cada aula hay dos o tres profesores.

La preocupación por renovar la secundaria está generando experiencias disruptivas en varios países. Una de las más originales es la que está implementando Horizonte 2020, una red de 8 escuelas de Cataluña que dependen de los jesuitas.Allí eliminaron los horarios, las materias, los exámenes, las tareas y las clases magistrales. Se modificaron los espacios escolares y se diseñaron cursos más amplios, de 50 o 60 chicos, con dos o tres docentes al frente del aula.

“Llamamos ágora a los espacios comunes que hay entre las aulas. Ahí se puede observar a grupos de alumnos trabajando, sin nadie supervisándolos ni controlando lo que hacen. Intentamos huir del mito de la escuela asociada al control y la disciplina férrea”, cuenta Josep Menéndez, de Jesuitas Educación, responsable del proyecto. El eje de Horizonte 2020 es el proyecto de vida del alumno; la propuesta busca formar personas “conscientes, competentes, comprometidas, compasivas y creativas”.

La innovación en los espacios es una de las claves de la reforma.

El proyecto comenzó, en las 8 escuelas, por dos segmentos etarios: de 3 a 6 años y de 10 a 14. A medida que esos alumnos avanzan en la escolaridad, se va expandiendo al resto de las edades.

Buena parte del trabajo es colaborativo, en grupos armados por los profesores. “El aprendizaje entre iguales es muy potente. Pero la agrupación de alumnos no la dejamos al arbitrio de ellos”, sigue Menéndez. La única excepción es el proyecto Crea, en el que los alumnos pueden elegir el tema que quieran y agruparse con quien quieran. La única obligación es terminar con un producto concreto: puede ser una coreografía, un programa de TV, o una aplicación informática.

“Con ese proyecto se acaba el segundo trimestre, justo antes de Semana Santa. La mayoría de las escuelas terminan este segundo trimestre dándoles las notas a los alumnos, es decir, dándoles el pésame. Y se van a Semana Santa con penitencia; es un momento duro. En cambio, nuestros alumnos se van mostrándoles a sus familias un proyecto que ellos mismos han pensado y realizado con gran entusiasmo. Estos proyectos están muy asociados a sus pasiones”, agrega Menéndez.

Los resultados muestran que los alumnos mejoran su capacidad de expresarse oralmente y de organizarse, que están más motivados y saben trabajar en equipo. Un informe reciente de evaluación de impacto encontró que “los resultados más positivos están en relación con el clima de aula, la creatividad de los alumnos y la importancia del trabajo cooperativo”. Aun cuando las clases tienen más de 50 estudiantes, el informe aclara que“el clima de aula mejora a pesar del aumento del número de alumnos,con la importancia que este hecho significa para el aprendizaje y la educación”.

Las evaluaciones, realizadas con la colaboración de FLACSO, encontraron buenos resultados académicos, así como un impacto significativo en el foco fundamental de Jesuitas Educación: la formación de alumnos competentes,conscientes, compasivos, comprometidos y creativos (lo que ellos llaman “las 5 Cs”).

“El eje se desplaza de los conocimientos a las competencias, y en el centro está la competencia del proyecto vital: yo me conozco, sé hacia dónde puedo ir, mis conocimientos están integrados con mis valores –sintetiza  Pepe Menéndez–. El mundo desarrollado ha priorizado el foco en lo académico. Pero ha dejado de lado que la persona era un todo, un ser integral. Fijate: normalmente los corruptos son expertos en conocimientos,pero desvinculados de los valores. El siglo XX puso mucho acento en la capacidad técnica. Pero después de tantas guerras, también hay que preguntarse qué tipo de sociedad queremos, hacia dónde vamos. En el siglo XXI, ese es el gran reto”.

 

Sé el primero en comentar

Su dirección de correo no será publicada.


*