Hacia un nuevo paradigma de Educación Física

El profesor de esta disciplina tiene el desafío de acompañar los procesos internos de los sujetos que aprenden ciertas prácticas corporales y motrices, permaneciendo atento a las resonancias emocionales de ese proceso.

Los que transitamos a diario por la Educación Física tanto en la formación de docentes como en cualquiera de las prácticas escolares, bien sabemos que en la actualidad coexisten dos paradigmas claramente diferenciados; dos formas de pensar al otro en tanto estudiante y de pensarse a sí mismo en tanto docente. Uno de estos paradigmas o cuerpo de ideas predominantes, denominado como “viejo o tradicional”, ve al cuerpo y al movimiento como una cuestión meramente mecánica; en este caso, el docente pone toda la atención en la disciplina que está enseñando y no tanto en el sujeto que aprende.

En cambio, el otro paradigma, el denominado “nuevo o actual” hace foco en el sujeto que aprende a través de su cuerpo y de su cuerpo en movimiento. El docente pone la atención más que en la disciplina que está enseñando, en el hecho de contemplar y acompañar los procesos internos de los sujetos que están aprendiendo ciertas prácticas corporales y motrices. Y al mismo tiempo, permanece atento a sus resonancias emocionales durante todo ese proceso, abrazando y captando ese mundo que se enmarca de “su piel hacia adentro”. Esta es una diferencia fundamental a la hora de comprender desde dónde escribimos Sentir y pensar la educación física. Profesoras y profesores como arte-sanos de lo corporal (Paidós) y cuál es nuestro posicionamiento epistemológico en relación con la Educación Física. Esta obra se zambulle en las voces y ecos más humanistas de la corpo-motricidad.

Buscamos replantear las formas de comunicación entre docentes y estudiantes, los modos de enseñar los contenidos del área, el clima grupal y especialmente la emocionalidad durante las relaciones en las clases.  El texto se organiza a partir de experiencias pedagógicas que intentan mostrar cómo pulsa la historia escolar y profesional de los profesores sobre su disposición en la clase, cuánto espacio les dan a sus emociones y al sentir de sus estudiantes, qué entienden por “creatividad” o “innovación”. Todo, con el propósito de ofrecer enfoques que le permitan al lector, estudiante o profesor de educación física, comprender con cierta profundidad las implicancias de ser educador en una disciplina que involucra al cuerpo.

Buscamos replantear las formas de comunicación entre docentes y estudiantes de Educación Física, los modos de enseñar los contenidos del área, el clima grupal y especialmente la emocionalidad durante las relaciones en las clases

Se narra desde dos miradas: una personal, subjetiva, que incluye recuerdos y vivencias e improntas de la práctica escolar, y otra pedagógica, que se asienta en la responsabilidad de educar cuerpos en crecimiento. Ambos ejes –lo afectivo (historia e impronta sobre el cuerpo) y lo pedagógico (dimensiones técnicas, formación docente)– dialogan durante la reconstrucción de los relatos, con el fin de motivar proyecciones o identificaciones y reflexionar acerca de la perspectiva de la corporeidad y la motricidad, un enfoque que apunta a la mirada del cuerpo desde el potencial expresivo que cada uno lleva dentro

El concepto de arte-sanos de lo corporal entrama la idea de arte y salud como dos aspectos claves de la práctica docente en este campo de la enseñanza. Se fundamenta en una perspectiva holística de la salud que busca ampliar la idea de cuerpo desde una mirada espiritual, física y emocional profundizando en la conciencia corporal y el encuentro sensible con el movimiento expresivo. El libro sugiere actividades que permitan a los estudiantes habitar su cuerpo. Muchos de ellos no están cómodos en sus cuerpos, no viven plenamente su corporalidad, no conocen sus ritmos, su tono, porque sólo responden a consignas. Por eso se propone que, además de abordar las clases con ejercicios y juegos específicos, también existan momentos de elaboración teórica y discusiones sobre temas que involucran al cuerpo.

Sé el primero en comentar

Su dirección de correo no será publicada.


*