La importancia de la curiosidad, la vigencia de la filosofía y el reto de las fake news

Una entrevista a Melina Furman sobre el rol de los padres en la educación de sus hijos, un estudio que revela los bajos niveles de alfabetización digital de los jóvenes a nivel global, y una reflexión sobre la actualidad de la filosofía forman parte de las lecturas que recomendamos en febrero.

Almagro Revista | Melina Furman: “Lo mejor que podemos legar a nuestros hijos es la capacidad de ser buenos aprendices”

“Más allá de la escuela, todo lo que hacemos en casa, cómo charlamos con los chicos, cómo les mostramos que nosotros también nos apasionamos por algunos temas, cómo reaccionamos frente a sus preguntas, a qué jugamos, son las experiencias más fundantes que hacen que un chico se pueda conectar con el conocimiento”, sostiene Melina Furman en esta entrevista realizada por María Noel Álvarez.

Leé la entrevista completa en Almagro Revista.

 

RedAcción | Solo el 2% de los jóvenes puede identificar las “fake news”

El Estudio Internacional sobre Alfabetización Computacional e Informacional (ICILS, en inglés) de la Asociación Internacional para la Evaluación del Logro Educativo (IEA, en inglés) encontró que solo el 2% de los jóvenes tiene las habilidades necesarias para seleccionar o identificar información online, pese a que el 89% dijo que se sentía hábil en la tarea, escribe Brian Majlin.

Leé la nota completa en RedAcción.

El País | La educación filosófica en la era digital

En la sociedad de la información, la enseñanza de la Filosofía se vuelve más necesaria que nunca, plantea el profesor español Pedro Feal Veira. Para este docente, la Filosofía “entrena al intelecto a discernir lo legítimo de lo espurio, lo auténtico de lo simulado, lo cierto de lo manipulado”. El resultado es “el desarrollo de una capacidad de juzgar (krinein, en griego) o criterio, que hace posible aplicar, en un primer momento, la duda metódica como filtro de las múltiples informaciones que recibimos sin desbastar, y en una segunda fase, asumir como válidas aquellas que pasen la prueba de la veracidad, la fiabilidad y la transparencia, así como los controles intelectuales de la ética, la estética y la política racional”.

Leé la columna completa en El País.

Sé el primero en comentar

Su dirección de correo no será publicada.


*