La mitad de los chicos de 3 años no asisten al jardín

Solo el 53% está escolarizado, según los últimos datos oficiales. Un informe de CIPPEC advierte que solo 1 de cada 3 niños menores de 4 años asiste a algún tipo de institución de crianza, enseñanza y cuidado. El nivel inicial es el más desigual del sistema educativo: hay grandes disparidades entre provincias y altos niveles de privatización.

El acceso a instituciones de cuidado, enseñanza y crianza de la primera infancia es muy desigual. La cobertura de sala de 3 presenta mayores disparidades que las de 4 y 5. // CRÉDITO: Leonid Mamchenkov (Flickr)

El nivel inicial sigue siendo el más desigual del sistema educativo argentino. En la primera infancia, solo 1 de cada 3 niños (32%) menores de 4 años asiste a algún tipo de institución de crianza, enseñanza y cuidado. A fines de 2016, la Cámara de Diputados aprobó un proyecto que establece la obligatoriedad de la educación a partir de los 3 años, pero la ley aún no fue aprobada por el Senado y los números señalan que la meta está lejos: solo la mitad de los chicos de 3 años (53%) asisten al jardín.

La falta de suficientes opciones estatales, incluso en las jurisdicciones con mayores niveles de cobertura, hace que el 70% de los niños de 1 año que van a algún tipo de jardín maternal concurra a un establecimiento privado.  Los datos surgen del informe Cuidar, enseñar y criar al mismo tiempo: el desafío para las políticas públicas para la primera infancia en Argentina, elaborado por Alejandra Cardini, Gala Díaz Langou, Jennifer Guevara y Olivia de Achával, de CIPPEC.

Hay profundas desigualdades entre regiones en el acceso a instituciones de primera infancia. En la ciudad de Buenos Aires, el 62% de los chicos asiste a algún tipo de institución; la cifra cae al 15,5% en el Noreste. La igualdad de oportunidades está condenada a ser una quimera mientras el Estado no invierta para compensar estas inequidades, que condenan a los chicos de todo el país a tener puntos de partida tan heterogéneos.

 

Asistencia de la población de 0 a 4 años a instituciones de crianza, enseñanza y cuidado por región. Fuente: CIPPEC

La escasa provisión estatal profundiza las desigualdades. “Mientras las familias con mayores recursos pueden suplir el déficit de oferta estatal recurriendo a establecimientos privados o a personal contratado, las de menores recursos suelen tener que recurrir a familiares o a opciones comunitarias”, explicó Gala Díaz Langou, directora del programa de Protección Social y coautora del documento.

La cobertura avanza a medida que la edad aumenta. Mientras que solo el 3,1% de los niños menores de 1 año asiste a instituciones de cuidado, enseñanza y crianza, en niños de 4 años este porcentaje alcanza casi el 80%. La sala de 4 es obligatoria desde la sanción de la Ley 27.045 en 2015; esa misma norma estableció la meta de “universalizar” la sala de 3.

El jardín de infantes permanece como el nivel más desigual del sistema educativo por al menos tres motivos. El primero es el mayor peso del sector privado (a menor edad, mayor proporción de privatización, lo que deja fuera a quienes no pueden pagar). El segundo, las diferencias de cobertura en las provincias. El tercero es la calidad del servicio: algunas instituciones dependen del Ministerio de Desarrollo Social y otras de Educación; las primeras ofrecen “cuidado” pero no “educación”.

Tasa de asistencia a instituciones de cuidado, enseñanza y crianza de la población de 0 a 4 años, según quintiles de ingreso per cápita familiar. Fuente: CIPPEC

El informe de CIPPEC plantea que las políticas de cuidado, enseñanza y crianza para la primera infancia suelen diseñarse y desarrollarse “de forma fragmentada”, cuando deberían ser abordados de manera integral. El documento sostiene que mientras más pequeños son los chicos, más indivisibles se vuelven estos tres elementos. Sin embargo, hoy conviven diversos formatos institucionales, que incluyen jardines de infantes oficiales y no oficiales y espacios de primera infancia, entre otros.

Hay que reducir la fragmentación de la oferta. La articulación entre formatos institucionales es un avance necesario, pero no suficiente. También se necesita un fuerte debate y una sólida apuesta a la calidad en el marco de una política integral para la primera infancia”, señaló Alejandra Cardini, directora del programa de Educación y coautora del trabajo.

Tasa de escolarización de las salas de 3, 4 y 5 años según provincias. Fuente: CIPPEC

El documento de CIPPEC sostiene que actualmente existen circuitos diferenciados de calidad despareja, y también denuncia la escasez y desactualización de la información disponible acerca de la cobertura y la distribución de instituciones.

El actual gobierno nacional se había comprometido a construir 3 mil jardines de infantes para universalizar la sala de 3, uno de los puntos centrales de la “Declaración de Purmamarca” firmada por los 25 ministros de Educación en febrero de 2016. Pero en 2017 esa promesa fue reemplazada por la idea de construir 10 mil aulas.

El presupuesto asignado para 2018 al programa de Fortalecimiento Edilicio de Jardines Infantiles, dependiente de la Subsecretaría de Coordinación Administrativa del Ministerio de Educación de la Nación, es de 6063 millones de pesos. Esta cifra podría duplicarse si, por ejemplo, se recaudaran los 6991 millones de pesos que, según datos de la Asociación Civil por la Igualdad y Justicia (ACIJ), el Estado deja de percibir por la exención del impuesto a las ganancias que favorece a los jueces y funcionarios de los poderes judiciales nacionales y provinciales.

Descargá el informe de CIPPEC sobre el acceso a instituciones de primera infancia

Sé el primero en comentar

Su dirección de correo no será publicada.


*