La pobreza y la desigualdad, principales preocupaciones de los jóvenes

Según una encuesta global publicada por la Cumbre Mundial para la Innovación en Educación (WISE), casi 9 de cada 10 jóvenes están preocupados por el estado de nuestro planeta. El 87% creen que su generación tiene la responsabilidad de mejorar el mundo.

Foto: Calafellvalo @Flickr / Fridays for Future

Casi 9 de cada 10 jóvenes sienten temor por el estado de nuestro planeta. A nivel mundial, la pobreza y la desigualdad encabezan las preocupaciones juveniles, seguidas de temas como el cambio climático y el medio ambiente, así como el acceso al empleo.

Los datos surgen de una encuesta publicada por la Cumbre Mundial para la Innovación en Educación (WISE, por sus siglas en inglés). El estudio, realizado por Ipsos, abarcó 20 países de todo el mundo, con el objetivo de comprender cómo los jóvenes perciben su educación y cuán preparados y seguros se sienten de cara a su futuro. Respondieron la encuesta 9.509 jóvenes de entre 16 y 25 años en América, Oriente Medio, África, Asia y Europa.

El estudio muestra que el 87% de los jóvenes creen que su generación tiene la responsabilidad de mejorar el planeta. Pero solo una minoría de los jóvenes ya está activamente involucrada en acciones contra la desigualdad social (17%), el cambio climático (19%) y el acceso al empleo (20%).

Pero solo la mitad de los encuestados dice sentirse listo para tomar medidas destinadas a mejorar el mundo, y menos de la mitad (48%) afirma que se siente preparado para comprender los grandes problemas sociales. Apenas el 43% se considera en condiciones de tomar medidas para encontrar soluciones para problemas como la desigualdad, la pobreza o el cambio climático.

Casi 9 de cada 10 jóvenes están preocupados por el estado de nuestro planeta. A nivel mundial, la pobreza y la desigualdad encabezan las preocupaciones juveniles, seguidas de temas como el cambio climático y el medio ambiente

Las razones más importantes para asistir a clases, según los jóvenes, son en primer lugar ampliar sus conocimientos y estar preparados para el futuro (el 89% considera estos puntos igualmente importantes), y, en segundo lugar, encontrar un trabajo y ganar dinero (87%). Por otro lado, aprender sobre el mundo que los rodea y poder impactar positivamente en su comunidad se posicionan, respectivamente, en el puesto 6 y 9.

Hoy en día, los jóvenes no esperan necesariamente que las escuelas los hagan ciudadanos más activos y completos, sino que los preparen para enfrentar el futuro a nivel personal. Más de la mitad de los encuestados afirman estar suficientemente preparados para cuidarse a sí mismos (64%); gestionar prioridades (58%); cuidar a otros (58%); encontrar una carrera que les encante (54%, aunque solo el 37% en Corea del Sur y el 43% en Canadá, a pesar de situarse entre los mejores en la evaluación PISA).

La encuesta revela también que los jóvenes realmente valoran su educación. Casi el 90% está de acuerdo en que la educación es más que aprender para una carrera y es valiosa en sí misma. Además, para un 84%, aprender fuera del centro educativo es tan importante como aprender en la clase.

Casi el 90% está de acuerdo en que la educación es más que aprender para una carrera y es valiosa en sí misma. Además, para un 84%, aprender fuera del centro educativo es tan importante como aprender en la clase

El 80% de los jóvenes afirman estar satisfechos, o algo satisfechos, con su educación, aunque solo el 27% dice que están “totalmente satisfechos”. El estudio señala dos áreas principales de mejora reclamadas por los encuestados. Primero, un enfoque más individualizado (más del 60% de los jóvenes dicen les gustaría que sus maestros les dieran consejos personales sobre su orientación profesional y sobre formas de aprender y estudiar adaptadas a sus necesidades). Y en segundo lugar, demandan más tiempo para aprender las habilidades del siglo XXI. En este sentido, la mitad de los jóvenes afirma que en su educación hay muy poco espacio para las nuevas tecnologías (inteligencia artificial, codificación, etc.), para la creatividad y la curiosidad (44%) y para las habilidades de comunicación y organización (41%).

Stavros N. Yiannouka, CEO de WISE, declaró: “Los jóvenes son conscientes de los desafíos que afronta nuestro mundo y reconocen que, como adultos, tienen la responsabilidad de abordar estos retos. Al mismo tiempo, son pragmáticos tanto sobre su nivel de preparación todavía no se sienten capacitados como sobre la necesidad de ser participantes activos en la economía. Ahora depende de los responsables políticos crear las condiciones para que los jóvenes prosperen y desarrollen las soluciones que harán avanzar a nuestro mundo“.

Sé el primero en comentar

Su dirección de correo no será publicada.


*