Las razones para ser optimistas sobre el futuro educativo de América Latina

La multiplicidad de voces, sobre todo de jóvenes, que están trabajando por la educación en la región invita a mantener la esperanza de que es posible lograr mejores oportunidades educativas para todos los chicos y chicas de nuestros países.

CRÉDITO: Pixabay

En América Latina 14 millones de niños, niñas, y adolescentes están fuera del sistema educativo. En Argentina, el 50% de los estudiantes no termina el nivel secundario. Y entre aquellos que sí terminan, la mitad tiene dificultades para comprender textos y realizar operaciones matemáticas básicas. En Perú, solo 2 de cada 100 estudiantes de 2º año del secundario comprende lo que lee; en Colombia, solo el 3,9% de la población termina la educación superior; y el 40% de los mexicanos no concluyen la educación básica regular.

Esta es la realidad regional que muchos ya conocen. Pero a pesar de las sombrías estadísticas, hay razones para mantener el optimismo en las escuelas de América Latina. Existe un movimiento en marcha que involucra 11 países para cambiar esta realidad, y más de 200 personas de ese movimiento se reunieron en Lima los primeros días de agosto.

A pesar de las sombrías estadísticas, hay razones para mantener el optimismo en las escuelas de América Latina. Existe un movimiento en marcha que involucra 11 países para cambiar esta realidad

Teach For All es una red global con 11 organizaciones socias en la región, incluidas Enseñá por Argentina, Ensina Brasil, Enseña Chile, Enseña por Colombia, Enseña Ecuador, Enseña por Haití, Enseña por México, Enseña Perú y Enseña Uruguay, Enseña Paraguay y Enseña Panamá, que trabajan para atraer a diversos y sobresalientes graduados y profesionales de sus países para que se dediquen, durante al menos dos años, a enseñar en escuelas y comunidades de escasos recursos mientras reciben formación. Basándose en su experiencia como profesores, los egresados de la red pasan a convertirse en educadores, líderes de escuelas y municipios, creadores de políticas, defensores y empresarios que trabajan junto a muchos otros para desafiar la injusticia sistémica y lograr un cambio significativo en la vida de los niños.

Los egresados de Latinoamérica creen firmemente en el poder del movimiento colectivo y de trabajar como una sola región. Por esto, tuvieron en Lima el segundo encuentro latinoamericano “Latido Latino”, evento que durante 3 días contó con la participación de más de 200 profesionales que se reunieron, junto con estudiantes, padres de familia, docentes y directores de escuelas.

Los egresados de Latinoamérica creen firmemente en el poder del movimiento colectivo y de trabajar como una sola región. Ese fue el eje del encuentro latinoamericano “Latido Latino” que se realizó en Lima

Este evento dejó como conclusión tres razones por las que debemos mantener la esperanza para la educación en Latinoamérica:

1. Hay múltiples voces trabajando juntas hacia el fortalecimiento de un movimiento que transforme la educación y en el que todos podemos impactar desde donde estemos.

2. Estas voces están trabajando en tres frentes para identificar respuestas a preguntas claves para impactar en la educación:
– Cómo sumarnos a la creación de políticas públicas que transformen el sistema de manera más potente.
– Cuál es el rol de los emprendedores en educación y cómo creamos sinergias efectivas para replicar las mejores experiencias rápidamente en la región.
– Cómo generar espacios de liderazgo estudiantil, donde ellos mismos sean los protagonistas del cambio que quieren ver en sus comunidades.

3. Este grupo creciente de jóvenes reconoce el valor de aprender de la diversidad de experiencias y aprendizajes en la región, y cree firmemente que juntos podemos lograr vivir en una región con la mejor educación posible para millones de niños, niñas y adolescentes.

Las estadísticas pueden ser oscuras, pero iniciativas como Latido Latino iluminan un futuro más brillante.

Sé el primero en comentar

Su dirección de correo no será publicada.


*