Más y mejores docentes para cumplir con las metas educativas

El Plan Maestro prevé la expansión del sistema educativo en todos sus niveles. Esa expansión requiere una política orientada a aumentar la graduación de docentes y mejorar su formación, sostiene Alieto Guadagni.

El recientemente difundido Plan Maestro de Educación establece importantes metas para mejorar no solo la calidad sino también aumentar significativamente la matrícula escolar. Las metas son meritorias y exigentes ya que fijan avances muy importantes, que requerirán más y mejores docentes.

Pero el caso es que la formación de nuevos docentes está aumentando en los últimos años a un ritmo que apenas supera el crecimiento de la población estudiantil.En el año 2003 se graduaron 39 mil nuevos docentes; doce años después, es decir en el año 2015, la graduación apenas aumentó un 14%, ya que ascendió a 44 mil.

Un solo ejemplo sintetiza el complejo escenario que deberemos enfrentar en los próximos años, cuando se encare el cumplimiento efectivo de la exigencia legal de la universalización de la Jornada Escolar Extendida (JEE) en el nivel primario. En la actualidad asisten a la escuela primaria 4,9 millones de niños en todo el país, de los cuales apenas 700 mil reciben los beneficios de este tipo de escolaridad extendida, es decir que tenemos aún pendiente incorporar a esta JEE nada menos que a 4,2 millones de alumnos primarios.

A este mero ejercicio, concentrado únicamente en la escuela primaria, habría que agregar la gran demanda adicional que existirá en el futuro, cuando se universalice todo el sistema inicial escolar y también nuestra escuela secundaria, según lo propuesto en las metas del Plan Maestro presentado por el Ministerio de Educación de la Nación.

Pero la formación de nuevos docentes no es solamente una cuestión estadística referida a la graduación de los docentes de mañana, ya que aún tenemos pendiente el grave problema de la calidad en la formación. Es importante prestar atención a lo que vienen haciendo los países que han registrado importantes mejoras en su educación, como Corea, Finlandia y Ecuador.Estas tres naciones, tan distintas entre sí, tienen algo en común: en las tres únicamente los mejores estudiantes secundarios pueden acceder a la carrera docente, que es de nivel estrictamente universitario.

Claro que no será fácil lograr que los mejores estudiantes secundarios de hoy sean los docentes de mañana, con plena formación universitaria y con las mejores retribuciones salariales de la administración pública, ya que la Argentina es uno de los pocos países del planeta que prohíbe por ley cualquier sistema de exámenes para encauzar la matrícula universitaria. Esta ley, sancionada en la última sesión del Senado del 2015, está vigente y no parece que se intente modificarla.

 

 

 

 

 

 

 

 

Sé el primero en comentar

Su dirección de correo no será publicada.


*