El nivel educativo de los padres, clave para los aprendizajes escolares

Los estudiantes de primaria cuyos padres terminaron la secundaria logran mejores resultados en Lengua y Matemática que aquellos alumnos cuyos padres tienen menor nivel educativo, señala un informe del Observatorio Argentinos por la Educación a partir de datos de la prueba Aprender.

CRÉDITO: peapodsquadmom / flickr

A mayor nivel educativo de los padres, mayores aprendizajes de los estudiantes en la escuela. Esa correlación, señalada tradicionalmente por la investigación educativa internacional, se verifica en Argentina al observar los resultados de la prueba Aprender de primaria. Allí, los alumnos cuyos padres terminaron la secundaria superan –en promedio– el nivel “satisfactorio” en Lengua, mientras que la media de los estudiantes cuyos padres no completaron la escuela secundaria (o lograron niveles educativos inferiores) se ubica por debajo del nivel satisfactorio.

Los datos surgen del informe “¿Qué relación hay entre el nivel educativo de los padres y los resultados de aprendizaje?”, del Observatorio Argentinos por la Educación, que indagó la relación entre el máximo nivel educativo alcanzado por padre o madre y el nivel de desempeño de los estudiantes en la prueba Aprender 2016 de 6° grado de primaria. El nivel educativo de los padres fue informado por los propios estudiantes en el cuestionario complementario de la prueba, que incluía las preguntas “¿Cuál es el máximo nivel educativo de tu mamá?” y “¿Cuál es el máximo nivel educativo de tu papá?”.

Resultados en Aprender Lengua según máximo nivel educativo alcanzado de padre/madre. FUENTE: Observatorio Argentinos por la Educación

El análisis arroja que, tanto en Lengua como en Matemática, los alumnos cuyos padres terminaron la secundaria logran mejores aprendizajes que aquellos cuyos padres tienen menor nivel educativo. En Matemática, se observan pocas diferencias de desempeño entre los estudiantes que pertenecen a familias con secundaria incompleta, primaria completa y primaria incompleta.

La investigación educativa viene señalando desde los años 60 las dificultades de la escuela para reducir las desigualdades sociales. El Informe Coleman, publicado en 1966 en Estados Unidos, fue uno de los primeros en señalar la asociación entre los resultados educativos de los alumnos y origen social de su familia, es decir, el escaso peso de la escuela para explicar las diferencias de resultados educativos. Uno de los principales hallazgos del Informe consistió en mostrar la importancia que tienen las familias en el proceso educativo.

Otro de los autores que ha señalado a la escuela como reproductora de las desigualdades sociales fue el sociólogo francés Pierre Bourdieu, durante los años 70. En particular, ha sido muy influyente su libro junto con Jean Claude Passeron, titulado La reproducción: elementos para una teoría del sistema de enseñanza. Más recientemente, la prueba PISA 2015 también señaló a nivel internacional una correlación entre el nivel educativo de los padres y el desempeño de los estudiantes de 15 años en Ciencias.

Resultados en Aprender Matemática según máximo nivel educativo alcanzado de padre/madre. FUENTE: Observatorio Argentinos por la Educación

“Se sabe a nivel mundial que los niveles de aprendizaje están muy condicionados por el nivel educativo de la madre o los padres. Esta variable afecta las experiencias educativas y hasta nutricionales de los niños antes de empezar la escuela, afecta la elección de la propia escuela a la que van a asistir, y los aprendizajes alcanzados –plantea Paula Razquin, profesora e investigadora de la Universidad de San Andrés–. Dadas estas condiciones, lo que sucede en la escuela y cómo esta se articula con las familias tiene gran relevancia, para compensar esos condicionantes previos de los que los chicos no son responsables”.

El documento explica que se definió trabajar con el “máximo nivel educativo alcanzado” porque en el 76,1% de los casos los padres tienen un nivel educativo similar. Casi la mitad (47,0%) de las familias de los estudiantes de primaria está conformada por dos integrantes que alcanzaron el mismo nivel educativo. En un 29,2% de las familias, la diferencia es de solo un nivel.

Distribución de la diferencia en los niveles educativos alcanzados entre padre y madre de estudiantes de 6° grado del nivel primario. FUENTE: Observatorio Argentinos por la Educación

Los datos sugieren que la escuela tiene serias dificultades para reducir las desigualdades de origen de los estudiantes: aquellos que vienen de hogares con mayor capital educativo aprenden más, y los que vienen de hogares con menor capital educativo aprenden menos. Ignacio Ibarzábal, director ejecutivo del Observatorio Argentinos por la Educación, afirma: “Estos datos señalan el enorme desafío que tiene el sistema educativo argentino para lograr una mayor equidad en los aprendizajes y compensar las múltiples desigualdades de origen de los estudiantes”.

Sé el primero en comentar

Su dirección de correo no será publicada.


*