Nuevo rol docente: más autonomía, trabajo colaborativo y otros saberes

El reciente estudio "Súper Profes y Súper Directivos", de REDUCA, señala la necesidad de transformar los espacios de aprendizaje y fortalecer el rol pedagógico de los directivos en la región. Además, recomienda que los países latinoamericanos elaboren marcos referenciales para el trabajo de profesores y directores.

El estudio de REDUCA indagó sobre las percepciones estudiantiles y los marcos regulatorios que rigen la tarea docente y directiva.

La Red Latinoamericana de Organizaciones de la Sociedad Civil por la Educación (REDUCA) presentó el estudio Súper Profes y Súper Directivos. Percepción estudiantil sobre la caracterización de competencias docentes y directivas en América Latina. Allí se indagó sobre las percepciones de estudiantes de 6º grado en relación con las características que debieran tener los directivos y docentes, comparándolas con los marcos regulatorios que constituyen la normativa de directivos y docentes en la región.

Del estudio surgen algunas recomendaciones para el desarrollo de políticas públicas que fortalezcan las condiciones de ejercicio y características de los docentes y directivos de la región. La investigación señala “la similitud entre las funciones establecidas para ambos actores a nivel latinoamericano, la necesidad explícita de mejorar espacios y ambientes de aprendizaje, así como fortalecer el rol pedagógico de directivos, elementos que resultan transversales, más allá de los contextos”.

Una de las principales recomendaciones es la elaboración de marcos referenciales para el trabajo de docentes y directivos. “Ya no se trata solo de establecer funciones, es decir, el qué deben hacer, sino también desarrollar lineamientos y orientaciones que contribuyan a visibilizar, complementar y conducir el trabajo pedagógico, desde una perspectiva que considere el trabajo cotidiano y su contexto”, plantea el informe.

Y agrega: “Se requiere generar cierto grado de flexibilidad que permita la autonomía de los equipos profesionales, en el marco del cumplimiento de sus obligaciones fundamentales”. Esto resulta especialmente relevante en el caso de los equipos directivos, ya que en torno a su labor existe menos investigación y reflexión en la región.

Otra recomendación apunta a generar espacios de trabajo colaborativo, entendiendo que la participación resulta “una de las premisas fundamentales de la inclusión educativa”. El estudio alienta a considerar “la voz e interés de quienes deben ir al centro de toda institución escolar: los estudiantes”.

En cuanto a la formación docente, REDUCA señala: “Junto con el saber pedagógico y didáctico, los resultados del estudio muestran que se vuelve relevante propiciar la formación de los docentes en aspectos referidos a la flexibilidad de su labor y la relevancia de la innovación en los procesos de enseñanza, como una forma de propiciar mejores ambientes de aprendizaje a los diferentes estudiantes que están en el aula”. Entre estos aspectos, subraya la importancia de las TIC, la educación emocional y la implementación de nuevos modos de evaluar. También se plantea la necesidad de generar programas de formación continua de alto nivel dirigidos a los equipos directivos.

Finalmente, el estudio aboga por una redefinición de las responsabilidades asociadas al liderazgo pedagógico y escolar: “Esto se traduciría, por parte de los docentes, en ampliar las perspectivas de lo que representa el aprendizaje y cómo este se lleva a cabo en distintos espacios y formatos y con diversas metodologías, procesos y vínculos con los estudiantes. Por parte de los directivos, significaría un involucramiento más directo en acciones pedagógicas con los equipos de educadores y otros profesionales de la educación, con las familias y otros actores del territorio y, especialmente, con los propios estudiantes”. Además, esta redefinición exigiría ampliar la autonomía de las escuelas, para que puedan tomar sus propias decisiones y organizar sus procesos de aprendizaje de acuerdo con las características del contexto.

REDUCA congrega actualmente a representantes de 14 países de la región, cuyo objetivo es promover una educación inclusiva y de calidad en condiciones de equidad. Educar 2050 representa a la Argentina en esta red y forma parte de su consejo de gobernanza.

Descargá el estudio completo

3 Comments

  1. Comparto los cambios cuyo propósito son la calidad educativa.Pero todos ellos aun dentro de un proceso generan tensiones y muchas veces el propio sistema no acompaña al director, se generan dinámicas donde es el director que
    resulta con un gran daño moral. Porq siempre es la cabeza del director.Sino tienen en claro las dinámicas de las masas instaladas cada vez con más fuerza,no solo tomarán más fuerza por decisiones injustas, sino que el cambio verdadero no va a producirse y el rol del director pierde autoridad pedagógica.

Su dirección de correo no será publicada.


*