Sala de 3: en algunas provincias, 9 de cada 10 van a jardines privados

Son el 92,9% en San Juan y el 85,5% en Mendoza. Aunque el Estado se comprometió a universalizar esta sala, hay 11 provincias donde predomina la asistencia a jardines privados. La falta de oferta estatal, que afecta incluso a las jurisdicciones más ricas, supone altos niveles de inequidad, porque implica que solo reciben educación quienes pueden pagarla.

FUENTE: "El nivel inicial es el más desigual del sistema educativo", Observatorio Argentinos por la Educación

El nivel inicial es el más desigual del sistema educativo, y las disparidades saltan a la vista especialmente en sala de 3. La conclusión surge del último informe del Observatorio Argentinos por la Educación, que pone el foco en la distribución de la matrícula estatal y privada en el nivel inicial. Allí quedan en evidencia los altos niveles de heterogeneidad entre las distintas salas y entre las provincias.

Los datos del Observatorio indican que el nivel inicial tiene el mayor grado de privatización dentro del sistema educativo: uno de cada tres (32,6%) estudiantes asiste a instituciones privadas, sean jardines de infantes o maternales. En el resto de los niveles del sistema educativo, el porcentaje de asistencia a escuelas privadas es más bajo: en primaria es 27% y en secundaria es 28%.

Los datos del Observatorio indican que el nivel inicial tiene el mayor grado de privatización dentro del sistema educativo: uno de cada tres (32,6%) estudiantes asiste a instituciones privadas

Porcentaje de estudiantes según sector de gestión. FUENTE: Observatorio Argentinos por la Educación

En las provincias de menores recursos, los altos niveles de privatización se explican por la falta de oferta estatal, que afecta incluso a la Ciudad de Buenos Aires –la jurisdicción más rica del país–, según lo viene evidenciando la inscripción online. El déficit de oferta estatal de jardines maternales y de infantes supone que, en ciertas zonas del país y en ciertas salas, solo acceden a la educación inicial aquellos que pueden pagar por ella.

“Mientras las familias con mayores recursos pueden suplir el déficit de oferta estatal recurriendo al mercado (en establecimientos privados a elección o en casas particulares con personal contratado), las familias con menores recursos no siempre pueden afrontar este costo, y deben recurrir a familiares o a arreglos comunitarios de cuidado, enseñanza y crianza”, plantean Alejandra Cardini, Gala Díaz Langou, Jennifer Guevara y Olivia de Achával, investigadoras de CIPPEC, en un documento titulado Cuidar, enseñar y criar al mismo tiempo: el desafío para las políticas públicas para la primera infancia en Argentina.

El déficit de oferta estatal de jardines maternales y de infantes supone que, en ciertas zonas del país y en ciertas salas, solo acceden a la educación inicial aquellos que pueden pagar por ella

En las edades más tempranas hay mayores niveles de privatización: el porcentaje de niños que asisten a instituciones estatales de nivel inicial solo es mayoritario en las salas de 3, 4 y 5 años. En sala de 2, en cambio, 6 de cada 10 niños asisten al sector privado. A su vez, hay provincias donde no hay niños de 45 días a un año que asistan al sector estatal.

Porcentaje de estudiantes según sector de gestión en nivel inicial, por año de estudio. FUENTE: Observatorio Argentinos por la Educación

La sala de 3, que el Estado se comprometió a universalizar en 2014, es una de las que presenta mayores disparidades entre las provincias. Si bien a nivel nacional 6 de cada 10 niños escolarizados asisten al sector estatal, en 11 jurisdicciones predomina la asistencia a jardines privados. El esfuerzo presupuestario que implicaría universalizar el acceso en estas provincias parece ser una de las razones que explican el freno político al proyecto de obligatoriedad de sala de 3, que tiene media sanción de Diputados pero no ha avanzado en el Congreso desde 2016.

El esfuerzo presupuestario que implicaría universalizar el acceso a sala de 3 en algunas provincias parece ser una de las razones que explican el freno político al proyecto de obligatoriedad 

Los mayores niveles de privatización en sala de 3 se ven en Cuyo: en San Juan, 9 de cada 10 niños escolarizados están matriculados en el sector privado (92,9%), mientras que en Mendoza la situación es similar (85,5%). En el otro extremo, los niveles de asistencia a jardines privados en sala de 3 son minoritarios en Santiago del Estero (18,6%), La Rioja (18,9%) y Salta (19,1%).

Matrícula de sala de 3. FUENTE: Observatorio Argentinos por la Educación

En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, el 61% de los niños escolarizados en sala de 3 asisten a instituciones privadas. En la provincia de Buenos Aires se invierte la proporción: el 58,9% asiste a instituciones de gestión estatal. También hay un contraste marcado entre Santa Fe y Córdoba: en la primera predomina la matrícula privada (51,5%), que es minoritaria en la segunda (28,6%).

Los mayores niveles de privatización en sala de 3 se ven en Cuyo: en San Juan, el 92,9% de los niños escolarizados están matriculados en el sector privado, mientras que en Mendoza la situación es similar (85,5%)

“El mayor déficit de instituciones educativas estatales se encuentra para la edad de 45 días a 3 años. Resulta imprescindible la existencia de políticas públicas de Protección Integral de la Primera Infancia que transformen las modalidades centradas en la asistencia, en instituciones educativas, promoviendo acciones integrales que incluyan la atención, la educación, la salud, la nutrición y la protección desde el nacimiento”, plantea Cristina Tacchi, presidenta de Organización Mundial para la Educación Preescolar (OMEP) Argentina.

Además de las asimetrías en función del tipo de gestión, la oferta educativa de nivel inicial presenta estándares de calidad muy desiguales. Carina Lupica, consultora para diversas organizaciones internacionales en temas de género, sistemas de cuidados y mercado de trabajo, sostiene: “En Argentina, existe una diversidad de instituciones para el cuidado y la enseñanza de la primera infancia. Estas instituciones pueden depender del sistema educativo formal, público o privado, o del área de desarrollo social nacional, provincial o municipal o, directamente, ser gestionadas por ONG, comunitarias, e incluso por las empresas en las que trabajan las madres de los niños. Estas diversas alternativas tienen objetivos diferentes, mientras que la calidad de los servicios, infraestructura y recursos es muy dispar”.

Sé el primero en comentar

Su dirección de correo no será publicada.


*