Solo uno de cada 7 estudiantes accede a jornada extendida

El 14,4% de los estudiantes de primarias estatales asisten a escuelas con jornada extendida o completa. La cifra se ubica muy lejos de la meta oficial que aspiraba a llegar al 30% en 2010, así como del objetivo de alcanzar entre el 20% y 50% de la matrícula para 2021. Hay fuertes asimetrías por nivel socioeconómico y entre las provincias.

La extensión de la jornada escolar permite incorporar talleres con actividades formativas y lúdicas en el campo de las artes, la ciencia, el deporte, etc. CRÉDITO: Taller de Fotoperiodismo - FLICKR
Apenas el 14,4% de los estudiantes de escuelas primarias estatales acceden a la jornada escolar extendida. La cifra representa a 505.155 alumnos, de un total de 3.513.250 en todo el país, y pone en evidencia el incumplimiento sostenido de las metas oficiales definidas hace más de diez años.

Los números surgen del último informe del Centro de Estudios de la Educación Argentina (CEA) de la Universidad de Belgrano, basado en los datos del Anuario Estadístico Educativo 2016 –el último publicado hasta ahora– del Ministerio de Educación.

La Ley 26.075 de Financiamiento Educativo, sancionada en diciembre de 2005, establecía como meta para el año 2010 lograr que “como mínimo, el 30% de los alumnos de educación básica tenga acceso a escuelas de jornada extendida o completa, priorizando los sectores sociales y las zonas geográficas más desfavorecidas“.  En esa misma línea, la Ley de Educación Nacional, de diciembre de 2006, disponía en su artículo 26: “Las escuelas primarias serán de jornada extendida o completa con la finalidad de asegurar el logro de los objetivos fijados para este nivel por la presente ley”.

La Ley de Financiamiento Educativo establecía como meta para el año 2010 lograr que “como mínimo, el 30% de los alumnos de educación básica tenga acceso a escuelas de jornada extendida o completa, priorizando los sectores sociales y las zonas geográficas más desfavorecidas“. 

La meta oficial establecida en 2005 fue reformulada en 2010, en el marco de la Cumbre de Jefes de Estado de los Países Iberoamericanos realizada en Mar del Plata. En ese momento, los países acordaron que en 2021 “entre el 20 y el 50% de las escuelas públicas primarias tendrán jornada completa”. La extensión de la jornada escolar refiere a las políticas que amplían el tiempo escolar a más de un turno de cuatro horas diarias. Esto incluye tanto a las políticas de jornada completa (la jornada escolar se extiende a dos turnos) como a las de jornada extendida (la jornada escolar se amplía sin que la extensión alcance un turno completo).

A 3 años de que se cumpla el plazo establecido en la Cumbre Iberoamericana de 2010, las cifras indican que el “piso” de la meta aún está lejos de cumplirse, mientras países como Chile han avanzado y ya tienen más del 90% de las escuelas con jornada extendida (es decir, 8 horas de clase). En Argentina, el panorama ni siquiera es alentador en las escuelas privadas: allí el 14,9% de los estudiantes asiste a una escuela con jornada extendida, según datos oficiales.

Las cifras indican que el “piso” de la meta aún está lejos de cumplirse, mientras países como Chile han avanzado y ya tienen más del 90% de las escuelas con jornada extendida (es decir, 8 horas de clase)

De todos modos, el informe del CEA señala que la situación no es homogénea a lo largo del país. Tierra del Fuego encabeza el ranking, con el 62,4% de los alumnos de primarias estatales en jornada extendida, mientras que en la provincia de Córdoba y en la ciudad de Buenos Aires acceden el 49 y el 47,4%, respectivamente. En el otro extremo, en el conurbano bonaerense apenas el 5,7% concurre a colegios de esta modalidad, en Corrientes lo hace el 4,8% y en Neuquén, solo el 2,3%. El Anuario 2016 del Ministerio de Educación de la Nación no publica el dato de Santa Cruz.

Cantidad de alumnos que accedieron a jornada extendida o completa en las escuelas primarias estatales durante 2016 (último dato oficial publicado). FUENTE: CEA-UB

En las dos puntas de la tabla se encuentran Tierra del Fuego y Neuquén. Ambas coinciden en algo: tienen la misma cantidad de alumnos por cargo docente (10). El documento, justamente, menciona que no existe relación entre la cantidad de cargos docentes y el nivel de acceso a la jornada extendida o completa.

Por ejemplo, en la ciudad de Buenos Aires hay 8 alumnos por cargo docente, igual que en Río Negro. Sin embargo, en CABA el 47,4% de los alumnos primarios estatales asiste a escuelas con jornada extendida o completa, mientras que en Río Negro la cifra cae a un 24,3%. Aunque CABA y Córdoba tienen un porcentaje similar de alumnos con jornada extendida, la cantidad de docentes por alumnos difiere: mientras en CABA cada cargo docente corresponde a apenas 8 alumnos, en Córdoba el promedio es de 14 estudiantes por docente.

El documento menciona que no existe relación alguna entre la cantidad de cargos docentes y el nivel de acceso a la jornada extendida o completa

“La propensión a asistir a una escuela de doble jornada guarda fuerte correlación con la estratificación social y en beneficio de los niños más aventajados”, plantea el último informe del Barómetro de la Deuda Social de la Infancia de la UCA. Allí surge que 39,2% de los estudiantes cuyos padres pertenecen a un estrato medio profesional acceden a la jornada completa en primaria, mientras que esa cifra desciende al 7,9% entre los chicos de 6 a 12 años cuyos padres son trabajadores marginales.

La extensión de la jornada escolar “tiene como objetivo abrir el abanico de oportunidades de manera integral en el espacio escolar para la socialización de las infancias. Dicho objetivo intenta concretarse a través de talleres con actividades formativas y lúdicas en el campo de las artes, la ciencia, el deporte, la recreación u otros relevantes para el desarrollo humano y social de los chicos”, explica el informe de la UCA.

Tipo de jornada escolar en educación primaria, según estrato socio-ocupacional. FUENTE: Observatorio de la Deuda Social Argentina (UCA)

“Cumplir el mandato legal exigiría al menos duplicar sin demora la matrícula de las escuelas primarias estatales de jornada escolar extendida. Respetar el compromiso asumido en la Cumbre Iberoamericana demandaría multiplicarla por tres para 2021″, indica Alieto Guadagni, director del Centro de Estudios de la Educación Argentina (CEA) de la Universidad de Belgrano. Guadagni asegura que son metas alcanzables: “Basta con mirar a otros países como Chile, que implementó legalmente la jornada extendida en 1997, y una década más tarde había incorporado a esa modalidad a casi todas la escuelas”.

Según Guadagni, la situación actual consolida la desigualdad socioeconómica y niega el principio fundamental de la igualdad de oportunidades, contribuyendo a la reproducción intergeneracional de la pobreza: “Aquí radica una diferencia creciente entre los niños de hogares con recursos económicos, cuyos padres pueden abonar una cuota para que asistan a escuelas privadas con jornada escolar extendida, y los niños pobres que no tienen esta opción”.

Sé el primero en comentar

Su dirección de correo no será publicada.


*