Un laboratorio móvil, para que la ciencia llegue a todos

Los docentes de la Escuela Hospitalaria y Domiciliaria Nº 7215 de Salta llevan experiencias científicas a los hogares de sus alumnos o a las salas donde están internados. Así, incentivan a sus estudiantes a vivenciar el aprendizaje, y garantizan su derecho a la educación.

EI Instituto Especial N° 7215 de Atención Domiciliaria y Hospitalaria de Salta será premiado por su proyecto de Laboratorio Móvil para enseñar ciencias.

El laboratorio móvil de la Escuela Secundaria Hospitalaria y Domiciliaria Nº 7215, de Salta, es uno de los 10 finalistas del premio Maestros Argentinos, que entregará el Ministerio de Educación de la Nación a principios de septiembre. El laboratorio lleva al lugar donde se encuentre el estudiante la posibilidad de experimentar con Biología, Física y Química, entre otras posibilidades. Sea en una sala de hospital o en el hogar del alumno en situación de enfermedad, los profesores acercan a los chicos todo lo necesario para aprender por medio de la experiencia.

“El proyecto surgió en 2014, como una manera de facilitar que nuestros alumnos pudieran vivenciar experiencias prácticas de laboratorio”, cuenta a Eduprensa Andrea Umaño, docente de la modalidad hospitalaria y domiciliaria. En el laboratorio “se articula transversalmente el trabajo de varias materias”, y las prácticas pedagógicas “son necesariamente muy dinámicas porque los domicilios y los hospitales donde trabajamos son diversos”, agrega Andrea.

Desde la Escuela Nº 7215 explican que la propuesta tiene como objetivo principal garantizar la igualdad de oportunidades, permitir la continuidad de los estudios y la reinserción de los estudiantes en el sistema de educación común, acercándoles los conocimientos específicos de las ciencias. El proyecto promueve la construcción de nuevos escenarios educativos y permite a los alumnos una mayor apropiación de los contenidos de ciencias.

“El laboratorio móvil es un espacio creativo e innovador para lograr aprendizajes significativos”, define Fabio Cruz Antunez, director de la institución. Para Fabio, la iniciativa es posible porque en la escuela “se trabaja en equipo y cada docente es líder de su enseñanza”.

Las actividades estimulan en los alumnos habilidades científicas como la observación, la elaboración de hipótesis y predicciones, la argumentación, la expresión de ideas y la interpretación de resultados.

El laboratorio móvil recorre no solo los hospitales de Salta capital, sino también los hogares de los alumnos.

En 2016, la Escuela Secundaria Hospitalaria y Domiciliaria Nº 7215 tuvo 550 alumnos; en lo que va de este año, ya superaron los 500. En total, trabajan allí 18 profesores. Para Andrea y sus compañeros, una de las principales ilusiones es que la nominación al premio “sirva para que la modalidad se siga difundiendo, y cada vez más chicos en situación de enfermedad puedan continuar con su escolaridad”. Además, los docentes finalistas esperan que su trabajo “contribuya a incentivar a otros profesores a impulsar proyectos innovadores”.

Mientras esperan que se conozca su posición entre los 10 finalistas, los docentes de la Escuela se pusieron en contacto con otra institución “hermana” que también está nominada: la Escuela Hospitalaria Nº 1, que funciona en el Hospital Ricardo Gutiérrez de la Ciudad de Buenos Aires. Desde el Norte mandaron a Radio Gutiérrez –el único proyecto nominado de Capital Federal– testimonios de alumnos salteños hablando sobre los derechos del niño, que serán emitidos en la radio escolar en Buenos Aires.

Más allá de quién resulte ganador del primer premio, Maestros Argentinos ya permitió que dos equipos docentes innovadores se pusieran en contacto y articularan con un objetivo común: ofrecer una educación de calidad para todos los estudiantes, sin dejar afuera a nadie, pensando estrategias específicas para aquellos chicos que, aun pese a su situación de enfermedad, siguen teniendo el derecho –y el deseo– de aprender.

2 Comments

Su dirección de correo no será publicada.


*